• Es la media del trabajo realizado durante los meses de julio y agosto

La empresa municipal Obimace, que está adscrita a la Consejería de Fomento, ha llevado a cabo actuaciones múltiples y variadas durante los meses de julio y agosto, el grueso, relacionado con labores de mantenimiento. La media diaria de trabajos de este tipo ronda el medio centenar y, de todas ellas, destacan algunas, como las referidas a la eliminación de barreras arquitectónicas y el enlucimiento de espacios públicos.

El primer grupo aglutina actuaciones tales como la creación de sendas rampas para el paso accesible en Loma Colmenar y Molina, donde Obimace además ha reparado las escaleras de la trasera de la calle Real 90; y en el segundo, cabe citar los trabajos de acondicionamiento y reparación, o en su caso colocación, de las barandillas de la Plaza de África y del Mercado Central, la reparación y el pintado de las escaleras de la barriada Doce de Diciembre y las respectivas actuaciones acometidas en la plazoleta de los Baños Árabes y la calle Alférez Bayton.

Repaso solería

El repaso de solería del acerado público, una labor constante de la empresa municipal Obimace, ha alcanzado a calles, avenidas, paseos y barriadas, entre ellas, Parques de Ceuta, Pedro Lamata, Juan XXIII, Revellín, Lisboa, Compañía del Mar, El Morro y San José-Hadú.

Los operarios de Obimace han repasado baches en diferentes calzadas, han participado en los trabajos que la Ciudad ha emprendido en Alcalá del Valle, en concreto, desmontando y montando el vallado de protección preciso para, como medida cautelar, preservar la integridad física de los vecinos de la zona ante el riesgo de desprendimiento de un talud –el Gobierno ha encomendado al instrumento público Tragsa el proyecto de consolidación del talud y plataforma viaria en Alcalá del Valle (21.474 euros), toda vez que la Ciudad actuará de manera subsidiaria para tranquilidad del vecindario de esta zona-.

La instalación y reparación de una malla en la avenida España, el pintado de las barandillas de San Antonio y la Capilla de la Almadraba, la reparación de las jardineras de Miramar Bajo, los diferentes arreglos de fontanería en el Parque de San Amaro, el Cuartel de la Policía Local…, el montaje de un toldo en la entrada a los Polígonos del Tarajal, la reposición de bolardos en las calles Sevilla, Canalejas y Benítez y los trabajos de señalización horizontal y vertical emprendidos por toda la ciudad –lo más reciente en el tiempo ha sido lo hecho en la avenida San Juan de Dios, donde Obimace actuó el jueves pasado, son solo otra parte de las actuaciones que ha realizado esta empresa municipal entre los meses de julio y agosto.

Recinto ferial

Ese último mes, buena parte de su tiempo y esfuerzo se ciñó al acondicionamiento general del recinto ferial, labores que mantuvieron a sus operarios ocupados con antes, durante y después de la Feria de Ceuta, puesto que Obimace, como otros años, se ocupó de restablecer a su situación original del propio Parque Urbano Juan Carlos I.

Encargada de la redacción de proyectos

ás allá de lo relacionado, hay que reseñar que Obimace participa en la redacción de proyectos y dirección de trabajos mayores, entre los que destacan, por proximidad en el tiempo, los de las obras de acondicionamiento un local para la oficina de accesibilidad de la Ciudad –trabajos iniciados cuyo presupuesto se alza por encima de los 93.000 euros; y las mejoras de acceso del colegio Juan Carlos I, en Los Rosales –esta obra está en marcha y cuesta unos 80.000 euros-.

Dirección de obras

Asimismo, la empresa adscrita a la Consejería de Fomento del Gobierno de Juan Vivas informa y participa en la dirección de otras obras, estas de carácter menor, como la creación de pasos de peatones en altura en distintas zonas como el mismo Recinto Sur, el acerado de la barriada Polígono Virgen de África de la zona enfrentada a la antigua Biblioteca Pública de la zona, la reforma de la calle de García, la construcción de muros de contención en la carretera de Loma Larga, los trabajos ejecutados en su momento en el Centro Ecuestre Ciudad de Ceuta en el Monte de Ingenieros y la instalación de un vallado de seguridad de 500 metros en la barriada de Loma Colmenar (500 metros).