• La AA.VV los reclamaba hace más de un año por las continúas carreras que se sucedían en la vía

Los vecinos del Recinto están de enhorabuena, después de más de un año de demandas y peticiones para que se impusieran medidas para reducir la velocidad en la principal vía que recorre el barrio, los ansiados y deseados badenes han llegado.

Las obras de los mismos se han acometido durante la presente semana y ya prácticamente han finalizado. Son badenes de obra y con una elevación suficiente como para que los vehículos reduzcan la velocidad, tal y como pedían los vecinos, ya que los anteriores que hubo, de plástico, fueron arrancados tan solo una semana después de su emplazamiento.

La noticia ha sido recibida con gran alegría entre los vecinos. “Estamos muy contentos, al fin podremos pasear tranquilos por nuestro barrio”, comenta el presidente del Recinto, José María Romero. En su opinión han llegado tarde, pero “lo importante es que han llegado”. Señalaba Romero que han sido muchos los sucesos que se han vivido en este tramo de la barriada por no respetar el límite de velocidad, que está establecido en 30 kilómetros por hora. “En diez años hemos tenido tres muertes y constantes accidentes, esto parecía un circuito de velocidad”, expone.

Esa velocidad que alcanzaban los vehículos en esta zona había creado un gran clima de inseguridad en la barriada, pues los propios vecinos veían peligrar su vida cada vez que salían de casa. “Esto es una vía de descongestión de la ciudad, un lugar para pasear tranquilo, y ahora podremos hacerlo, no solo los que aquí vivimos, sino el resto de ceutíes”, declara.

Tres son los badenes que se han emplazado, sin embargo, en opinión de Romero “son pocos”. El presidente considera que el tramo que comprende la Cortadura del Valle y la Batería del Pintor es “excesivamente largo” y necesita de otro badén a mitad del trayecto. “Vamos a intentar que construyan otro más en esa zona”.