• Una revista científica publica los resultados de un análisis sobre 1.518 adolescentes de Ceuta y Granada

La revista científica ‘Endocrinología, Diabetes y Nutrición’ ha publicado este mes un estudio titulado ‘Composición corporal en escolares: comparación entre métodos antropométricos simples e impedancia bioeléctrica’ en el que sus cuatro autores plasman las conclusiones obtenidas tras efectuar un estudio transversal sobre 1.518 escolares con entre 9 y 16 años de edad pertenecientes a doce centros educativos de Ceuta y Granada.

Se realizó una valoración del estado nutricional mediante antropometría e impedanciometría bioeléctrica y posteriormente se procedió al cálculo del porcentaje de grasa corporal de los jóvenes que compusieron la muestra.

Según las conclusiones de los autores, en su trabajo “se observa un marcado dimorfismo sexual, con mayor prevalencia de sobrepeso entre chicos y de obesidad en chicas”.

Las féminas presentan valores medios de grasa corporal superiores, con independencia del método de estimación utilizado, mientras que la correlación entre impedanciometría bioeléctrica (un método que se suele usar para conocer la composición aproximada de un cuerpo) y las ecuaciones de regresión fue elevada, al igual que el coeficiente de correlación interna

Entre los objetivos del trabajo se contaba “describir características antropométricas, composición corporal y verificar posibles diferencias entre sexos en escolares de Granada y la ciudad autónoma de Ceuta”; “estimar el porcentaje de grasa corporal mediante ecuaciones de regresión e impedanciometría bioeléctrica”; “verificar posibles diferencias entre sexos”; y “comparar valores de porcentaje de grasa corporal estimados por ambos métodos para verificar su similitud”.

El estudio concluye que “resulta conveniente utilizar ecuaciones específicas para el cálculo de la densidad corporal que contemplen el sexo y la edad de los sujetos” y que “independientemente del método utilizado para calcular el porcentaje de grasa corporal, las chicas poseen valores de grasa corporal más elevados”.

Adrián Ruiz leyó hace un año y medio una tesis titulada ‘Evaluación y valoración de los hábitos y estilos de vida determinantes de salud y del estado nutricional en los adolescentes de Ceuta’ . En él ya apuntó que “solo el 60% de los adolescentes ceutíes tienen un Índice de Masa Corporal (IMC) dentro de los percentiles de normalidad”.

El 30%, de acuerdo con su investigación, presentaba exceso de peso (20% sobrepeso y diez por ciento obesidad) y uno de cada diez, “infrapeso o delgadez”. Observó “pequeñas diferencias”según sexos divergentes: “Mayores prevalencias de sobrepeso en mujeres” y “valores algo más altos” de obesidad entre los varones, aunque su muestra era de edades algo superiores: adolescentes ceutíes con de 13 a 19 años.