• Entre las 20.00 y 23.00 horas, los marroquíes lograron para en dos ocasiones a unos 500 subsaharianos. Durante la madrugada, tanto las Fuerzas Auxiliares marroquíes como los GRS impidieron la entrada por la valla de 250 inmigrantes

A pesar de que todos los últimos intentos de entrada a nuestra ciudad, sea por la valla o por la frontera del Tarajal, sean infructuosos y que Marruecos a todos los inmigrantes que está deteniendo tras estos asaltos los está trasladando de manera inmediata a la frontera de Argelia, descongestionado los bosques de Beliones, en la jornada de ayer se produjeron otros dos intentos de entrada. El primero de ellos, alrededor de las cuatro de la madrugada y el segundo, en torno a las ocho de la tarde.

Este último obligó, por un lado, a como ya está siendo una costumbre, que la Unidad de Intervención Policial de la Guardia Civil se desplegara en la frontera del Tarajal. Aunque en ningún momento se llegó a interrumpir el tráfico en el paso fronterizo, tal y como sucedió en las primeras horas de la noche del jueves, los vehículos que entraban y salían de Marruecos convivían con los agentes de la Policía Nacional perfectamente pertrechados por si tenían que actuar. Nada más que un momento se tuvo que suspender unos diez minutos.

Alrededor de las ocho y media de la tarde, los agentes marroquíes pudieron detener a unos cien subsaharianos a escasos cien metros del Tarajal, en la cuesta que finaliza donde están aparcados los taxis marroquíes. Otros cuatrocientos que les acompañaban ante la situación vivida por sus compañeros decidieron retroceder y parecía que regresaban a Beliones. Sin embargo, hacia las nueve y media de la noche este grupo más numeroso intentó llegar hasta el Tarajal pero pudieron ser contenidos nuevamente por los agentes marroquíes. Igualmente, en la zona de Finca Berrocal había otro grupo de inmigrantes que estaba siendo observado por los policías del vecino país.

El intento de unas horas antes había sido a las cuatro de la madrugada. Un grupo aproximado de unos 250 inmigrantes intentaron entrar en Ceuta a través de la valla, a la altura de la zona conocida como Finca Berrocal, a escasos metros de la ITV. Lo cierto es que algunos de los subsaharianos lograron burlar la presencia de los agentes marroquíes y se encaramaron a la primera de las vallas, la más cercana a la zona marroquí. Tanto las Fuerzas Auxiliares como los GRS tuvieron que emplearse a fondo no solamente para rechazar a este numerosos grupo, sino también para que quienes se encontraban subidos desistieran de su intento y volvieran nuevamente a Marruecos. Sus agentes detuvieron a un grupo superior a los doscientos y a las siete de la mañana ya los estaban subiendo a un autobús en dirección a la frontera argelina. Contando los de la otra noche que se detuvieron en la misma frontera de Bab-Septa y los de ayer, más de cuatrocientos inmigrantes han dejado, de momento, la zona cercana a nuestra ciudad.