Un mes de limpieza continuada, una encomienda de gestión con Tragsa y unos resultados a la vista para los vecinos de Príncipe Alfonso que están contentos pero que piden continuidad en los trabajos. De momento en Príncipe Alfonso se han recogido 180 toneladas de basura en diferentes zonas consideradas como vertederos ilegales tal y como ha explicado el consejero del área de Medio Ambiente, Fernando Ramos. Es imposible conseguir esa limpieza si no hay colaboración ciudadana.

Desde el Ejecutivo piden concienciación no sólo para no ensuciar sino para que los demás no lo hagan y se suban al carro del civismo. Y si se tiene que conseguir a golpe de talonario, se conseguirá. Llevar una tonelada de escombros a la planta de transferencia cuesta al ciudadano 15,90 euros. Llevarlos a un lugar prohibido puede suponer una multa de 901 euros. Desde la oposición se ha pedido que se elimine esa tasa de tratamiento pero el Ejecutivo ve complicado atender esa demanda aunque no descarta buscar una fórmula para abaratar el coste.

Una Ceuta limpia es posible y Ramos agarra las riendas de Medio Ambiente con ese objetivo por el que ya trabaja sin descanso.