• Pide la comparecencia del subsecretario por las restricciones a viajar a la Península o a disfrutar de derechos de conciliación
  • Zaida Cantera ve “muy graves” algunas de las situaciones denunciadas

El Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados ha pedido la comparecencia del subsecretario de Defensa, Arturo Romaní, ante la Comisión del ramo de la Cámara Baja con el fin de que dé explicaciones “sobre las condiciones de vida de los miembros de las Fuerzas Armadas en Ceuta y Melilla” y más concretamente sobre la existencia de órdenes y medidas dictadas por algunos mandos en las ciudades autónomas que pudieran suponer “violaciones de los derechos fundamentales” de los soldados. La diputada socialista Zaida Cantera, comandante en retiro del Ejército de Tierra y portavoz del PSOE en la referida Comisión de Defensa, explicó ayer a ‘El Faro’ que son varios los temas que han llevado a plantear la solicitud de comparecencia. “Que Ceuta y Melilla sean dos plazas singulares es una cosa y que lleguemos a una situación en la que los miembros de las Fuerzas Armadas allí destinados tengan menos derechos que otro en Madrid, por ejemplo, es otra inaceptable”, resumió desde la convicción de que “tampoco es equiparable que los militares tengan ciertos derechos restringidos a que se violenten sus vidas particulares”. A Cantera le parece “muy grave”, por ejemplo, la denuncia de la Asociación de Militares de Tropa y Marinería (AMTM) sobre la apertura de unos quince expedientes a efectivos de la guarnición ceutí con toma de imágenes en el Puerto incluida acusados de desplazarse al otro lado del Estrecho sin haberlo comunicado previamente a sus mandos. “Los militares tienen que estar localizables y, en el caso de que falten a ese deber, asumir las consecuencias que de ello se deriven por falta de profesionalidad pero no dar cuenta de dónde están en cada momento durante sus horas libres cuando la Constitución consagra el libre movimiento por territorio nacional”, recordó Cantera, que el año pasado, cuando la obligación en la ciudad para cruzar el Estrecho no era de ‘comunicación’ sino de solicitud de autorización previa y por escrito, ya se interesó por el asunto en las Cortes. El acaso lo agrava hasta extremos “intolerables” la presunta grabación de imágenes en el Puerto de los expedientados, ya que “eso es espionaje militar, algo expresamente prohibido en territorio nacional fuera de una base o unidad, nunca en la vida privada, se vaya o no vestido de uniforme, porque entonces estamos rayando todos los valores democráticos”. Otro detonante de la petición de comparecencia de Romaní son las protestas “generalizadas” que han llegado al PSOE desde las guarniciones de las ciudades autónomas, sobre todo desde Melilla, por “la cancelación general de medidas de conciliación familiar como recortes de jornada o flexibilidad horaria apelando de forma genérica y arbitraria a ‘necesidades del servicio’ pese a que los beneficiarios disfrutaban de esos derechos de manera plenamente ajustada a la normativa”. “Parece ser que algunos mandos han decidido que unidades completas tienen un nivel de adiestramiento e instrucción deficiente y que, con ese argumento genérico y con la excusa de hacer cursos, suprimen derechos pese a que la jurisprudencia es clara en el sentido de que las ‘necesidades del servicio’ deben justificarse e individualizarse”. “Los militares están adscritos a un rango de Administración especial que nadie ha terminado de definir, por lo que en lo no regulado se ciñen a las leyes que se aplican al resto de empleados públicos, por ejemplo para disfrutar de derechos de conciliación para cuidar de hijos menores o de familiares dependientes”, detalló Cantera, que no acepta que esos derechos se puedan constreñir “apelando, por ejemplo, a una supuesta falta de efectivos que en todo caso sería responsabilidad de una mala planificación de personal”. Peor todavía es que “cuando la Justicia obliga a restaurar esos derechos se mandan guardias de 24 horas con solo una libre” o que “en Ceuta y Melilla además de retribuciones básicas se detraiga una parte de la ayuda de residencia en caso de reducción de jornada, no como en Canarias, que no se devuelve si cambia la situación laboral del militar en cuestión durante un periodo determinado”.

Las  claves

Movilidad

Expedientes y grabaciones. Uno de los temas por los que pedirá información el PSOE es por los expedientes por falta grave abiertos en Ceuta a militares que supuestamente viajaron al otro lado del Estrecho sin haberlo “comunicado” previamente a sus mandos. Que se les grabase en el Puerto, como ha denunciado la AMTM, supone a juicio de Cantera un hecho “muy grave”.

Conciliación

Restricción de derechos “fundamentales” A los socialistas han llegado “muchas” denuncias por la retirada de medidas de conciliación como jornadas reducidas o flexibilidad horaria a soldados de las guarniciones de las ciudades autónomas apelando de forma “genérica” a “necesidades del servicio” cuando a juicio del PSOE puede tratarse de “empecinamientos de los mandos” que hacen que los destinados en Ceuta o Melilla acaben teniendo “menos derechos que en otras unidades”.

Retribuciones Detracción global sin restitución. El recorte de jornada se ‘paga’ en Ceuta con la parte proporcional de sueldo y plus de residencia (en Canarias no) y además “cuando se suspende ese derecho no se restituye el pago que corresponda”.