• Se trata de un tramo donde el último herido es un vecino de 18 años que se ha roto la tibia

La múltiples denuncias de la Asociación de Vecinos no han servido para nada y ahora son los propios vecinos a través de denuncias individuales los que no van a cejar en su empeño para el asfaltado de un tramo de la calle Este que han dejado sin arreglar “por falta de presupuesto”. Esa es la versión del Gobierno y la de Obimace que cuando finalizaron de acondicionar la calle reconocieron que ese tramos e iba a quedar así. “Está en unas pésimas condiciones, a la altura del número 158 frente al colegio Reina Sofía. Es una zona de paso que utilizan cientos de personas a diario y hace unas semanas se cayó una señora mayor, poco después otro vecino y se hizo daño en la espalda y ahora ha sido mi hermano que se recupera en el hospital de la caída”. Fatima Zohora Zariho explica que Omar, de 18 años y aún convaleciente, interpondrá una denuncia por una caída el pasado día 18 que le ha supuesta una rotura en la tibia y 32 grapas que cosen la operación en la que se le han metido unos clavos para recuperar la fuerza de esa zona de la pierna.

Falta de presupuesto

“Llevamos muchos años diciendo que este tramo es peligroso y más aún cuando llueve. El cemento que hay lo echamos entre todos los vecinos hace muchos años pero la calle lleva ya más de 30 sin arreglar y lo único que dicen es que no hay presupuesto para reparar esos metros”. Los vecinos explican que durante la construcción del hospital se comenzó a echar tierra en la zona y la situación empeoró y que ese tramo de pendiente lleva en esas pésimas condiciones demasiado tiempo. “Han puesto barandillas y reparado otras zonas, pero ésta, que es paso obligado para muchos, sigue ocasionando accidentes y desgracias”, lamentan