• El pregonero Luis Miguel Martell enalteció la vida del Santo e instó a los presentes a llevar la luz de Dios a todos los ámbitos de la vida

La ermita de San Antonio en el monte Hacho acogió ayer el pregón en honor al Santo. Es el pistoletazo de salida a los cultos y actos que tendrán su punto álgido el día 13 de junio con la celebración de la tradicional romería. El pregón estuvo a cargo de Luis Miguel Martell, hermano mayor y superior general de los Franciscanos de Cruz Blanca, quien enalteció la figura de San Antonio. Destacó los valores que predicó el Santo con el fin de que sirviera de ejemplo en todos los ámbitos de la vida. De hecho, instó a los presentes a llevar la luz de Dios a la vida diaria, como hizo San Antonio.

El pregón estuvo precedido de la tradicional eucaristía a la que asistieron numerosos ceutíes, devotos de San Antonio, así como algunas   autoridades locales que estuvieron  acompañadas por el hermano mayor de la Cofradía, Carlos Orozco.

“Aquí estoy señor para hacer tu voluntad”. Esa fue la carta de presentación con la que el hermano franciscano le rendía sus honores al Santo. “Pequeño y humilde” se confesó Martell ante San Antonio y recordó que, tras serle encargado el pregón de este año, se encomendó al Santo para escribirlo. Así fue, “mis manos no eran mis manos”, afirmó Martell en el momento en que se puso a escribir el pregón. “No me sentí digno de tan ambiciosa tarea, experimenté temor de no alcanzar las expectativas que de mí se esperaban”, confesaba.

El pregonero no solo tuvo palabras de devoción y de agradecimiento al Santo sino a una tierra que le “abrazó” desde el momento en que desembarcó. “Si acepté esta complicada misión, no fue por otra razón que por el amor y devoción que le profeso a esta ciudad y a sus habitantes”.

Y con una oda poética dedicada a San Antonio hizo un recorrido  por la vida del Santo desde su nacimiento hasta el ingreso en la orden franciscana. De él dijo Martell que se ha convertido en el Santo “más famoso” de la escuela latina. Subrayó la incansable labor evangelizadora del Santo hasta su muerte, el 13 de junio de 1231. Describió a San Antonio como un niño obediente, estudioso y sincero, que ayudaba en la misa y cantaba en el coro. Como un joven recto, casto y preocupado por la vida espiritual y como adulto un incansable e infatigable predicador, practicante del Evangelio. Un San Antonio caritativo y misericordioso con los pobres, con los necesitados y los pecadores, rememoró Martell.

Próximos actos

Los actos de San Antonio ya han comenzado y tendrán su continuación este martes que dará comienzo el triduo a partir de las 19.00 horas y comprenderá un rezo del Rosario por San Antonio y ejercicio del Triduo a cargo de los hermanos Franciscanos de Cruz Blanca, a las 19.00. Y seguidamente, a las 19.30 horas, será la celebración de la misa en la que se dará a besar la sagrada reliquia del Santo. La cátedra durante estos actos la ocupará el párroco de la iglesia de Nuestra Señora de las Victorias de Tetuán, Ángel Rubén Ramos Ceballos.

Uno de los actos más esperados y venerados por los caballas, el besapié, será el viernes 9. El horario para acercarse a la imagen del Santo será de 10.00 a 13.00 y de 18.00 a 21.00 horas. El lunes 12, víspera de la festividad, se  efectuará uno de los eventos más novedosos que se introdujo en los últimos años, el Rosario de la antorcha que dará comienzo a las 23.00 horas en los alrededores de la ermita. Y a las 00.00 horas será el acto más importante, la salutación y gozos a San Antonio.