Autor: Manuel Castillo Sempere

Atardecer en Ceuta

Paisaje. El autor escribe acerca dede aquellos atardeceres rojos que el poniente nos trae desde las aguas azules y profundas del Estrecho, y las cumbres grisáceas y graníticas de la Mujer Muerta… Paisaje eterno  que habita en nuestro interior desde que apenas nacemos Diríase que a cada  fotografía de Ceuta que los compañeros ponen en estos medios novedosos de la imagen, tuviese, irremediablemente, que responder necesariamente con un texto que reflejase la belleza  de la lámina mostrada. Sin embargo, la palabra, aunque busque -enamorado y peregrino- su esencia y su significado aquí y allá, y aún más alejado donde  mi mirada no alcance al horizonte, no podrá nunca  igualarse al concepto claro y nítido que la imagen nos proporciona al instante mismo de columbrarla… Y esta imagen firmada por “J.M.Caral”, nos pone de manifiesto a “las claras”, todo lo que anteriormente he mencionado; pues de un primer vistazo pudiéramos decir: que nuestros ojos se encienden y se iluminan de rojo, como de rojo lumbre de una fogata se ilumina la “reproducción” del atardecer ensangrentado, que la fotografía nos copia de la desnuda naturaleza que la cordillera del Atlas nos muestra indomable, salvaje, feraz… Y, reflexivos, nos preguntamos: ¿Qué tiene esta fotografía que nos hace agitarnos y estremecernos de emoción? ¿Cuál es la causa última que nos hace sentir el alfa  y el omega de un lugar al que nos...

Leer Más

La rebelión de la militancia

Pudiera ser que el devenir  político en este país tuviera un antes y un después de lo acontecido  en las votaciones a “primarias” para elegir al secretario general del PSOE. Nadie suponía, salvo los más apasionados de la esperanza en un cambio,  que los militantes -meros peones de las bases- pudieran tener criterio propio, y votaran a su secretario general en contra de antiguos dirigentes que lo fueron todo en el Partido Socialista, en contra de los barones territoriales y autonómicos, en contra  de los poderes mediáticos como la prensa, bancos y grupos diversos de opinión; y, finalmente, en contra de la Sra. de San Telmo que,  en un aciago día, auspicio su caída a los infiernos, en una patética asonada donde como en una nueva reedición del magnicidio de  Cesar, todos -amigos y enemigos- le cosieron a apuñaladas hasta el punto que tener que abandonar su cargo como diputado del Congreso, para no tener que incumplir la decisión del partido de abstenerse. No sabemos si Pedro llevará al PSOE a una situación de mayor relevancia a la que hoy tiene, con otro partido de izquierdas -Podemos-, que recoge todo el malestar social del abandono de las políticas sociales de los últimos años, y le disputa parte de su espacio natural, y que ha tenido  en las pasadas elecciones parecidos números de votos. Sin embargo, un nuevo camino se...

Leer Más

La vuelta de Pedro y el Socialismo

Ya hemos escrito largo y tendido sobre la larga travesía del PSOE y su deriva y perdida de rumbo desde el “golpe palaciego” de octubre de 2016. Sin embargo, el tiempo y los acontecimientos  de las primarias del 21 de mayo, nos ha dado la razón a todo aquello que anunciamos acerca de la traición de parte del aparato del  Partido Socialista, los barones y los notables políticos que en el pretérito tuvieron la alta responsabilidad de dirigir el PSOE, pongamos: Felipe González Márquez,  José Luis Rodríguez Zapatero, Alfonso Guerra González, Alfredo Pérez  Rubalcaba, José Bono Martínez, José Luis Corcuera Cuesta, Javier Fernández Fernández (Asturias),  Francisco Javier Lambán Montañez (Aragón), Ximo Puig Ferrer (Valencia), Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha), Guillermo Fernández Vara (Extremadura), Abel Caballero Álvarez (Vigo), y algunos  más que aún podríamos nombrar,   sobre el que en aquellas fechas era secretario general, Pedro Sánchez, y que ahora deberían  permanecer callados ante la vergüenza de haber apoyado una candidatura por intereses espurios, que van más allá de un simple convencimiento de elección a una de las tres opciones. Por el contrario,  la  clara determinación de este grupo de notables  en apoyar la candidatura  de la presidenta de la Junta de Andalucía -expresada hasta el hartazgo en todos los medios de comunicación del país- tiene una significación  política y programática dirigida a vaciar al PSOE de su ideología socialista, tal como...

Leer Más

Aquel patio de jazmines…

En primavera aquel patio del “Callejón del Asilo” se vestía exultante de jazmines y de las primeras rosas del huerto de Mariavera, que, como un oleaje de encajes de espumas se dejaba caer sobre el muro de cal blanca de la ramblilla. Los claveles y geranios se agolpaban con sus pétalos rojos juntos a las puertas de las casas, como anunciando que aquellas sencillas flores eran un grito a la esperanza de unas mujeres, que aunque desposeídas del disfrute que la vida les podía proporcionar, cada día entregaban sus propias almas en el alma colectiva de su soñado patio. Mi madre -como cualquiera de vuestras madres- gustaba de sus flores como si fuera una continuidad de su sensibilidad primigenia de Santapola, su pueblo natal que siempre recordaba como algo lejano lleno de la magia y la suavidad azul del litoral alicantino. Fina, en un susurro, me recitaba en “valencia” las canciones que oyera cantar -mientras jugaban- a los coros de las niñas con una musicalidad que siempre me acompañó, cómo una nostalgia que perdura en mi interior a través del tiempo y la distancia. Algunas veces la calidez de su voz en la cercanía de mi cama, traiga consigo que el sueño se allegara y quedara dormido a los pocos minutos. Tal vez en este mundo tan ajetreado y tan fugaz en cuanto asoman los sentimientos por el lado...

Leer Más

Otros valles…

A veces nos preguntamos por el milagro de la vida. ¿Qué es todo este trajín que nos lleva y nos trae como la marea en su constante flujo y reflujo sobre las orillas de las playas? Y, en nuestra reflexión, nunca hallamos una respuesta que nos deje plenamente convencido del sentido de nuestra existencia y de toda la naturaleza que se muestra a nuestro alrededor. Y, es en esta incertidumbre la raíz o el principio del camino que algunos emprendimos a la búsqueda de ese punto omega, donde nuestro discernimiento encontrara por fin las razones últimas de la existencia y la presencia de Dios. Bien sabemos, que Dios es un misterio de imposible compresión a la inteligencia de los hombres, que se halla más allá de nuestra propia naturaleza, y que sólo podemos acercarnos a Él a la luz de nuestra necesidad de creer en un Ser que haya posibilitado la creación del cosmos y sus criaturas. Por tanto, podemos creer o no creer en Dios, pero eso no nos acercará a la verdad de su realidad, porque su realidad está fuera de nuestro alcance y nuestro reto es encontrar el lugar que nos corresponde bajo las estrellas. Y, al hilo de estos párrafos anteriores, el descanso de la fiesta dominical siempre me llega con un cierto recuerdo de aquella lejana niñez, cuando mi madre me vestía con la...

Leer Más

Ha llegado la primavera…

Dicen que ha llegado la primavera… Y como todos los años la naturaleza comienza a despertarse del largo invierno desde que las primeras hojas comenzaran a caerse de los árboles… Ahora empieza un nuevo ritmo que hace que todo se agite y la vida se eleve en todo sus esplendor; dijérase que es el pulso intenso de la vida la que llama a arrebato para que renazca todo lo que ayer estaba dormido, y hoy debe de alzarse para proclamar que ha llegado la primavera y es tiempo de fiesta, de alegría, de viejos sueños aún no alcanzados, de palabras, de juegos, de volver a las cosas olvidadas, de romper los misterios y allegarse a la esencia de las cosas. En definitiva es el tiempo donde la vida alza su copa por encima de los altos pinos y las altas sierras, y da un brindis a las aguas que bajan de las cumbres aún nevadas, a los murmullos de los arroyos, a las cigüeñas que regresan a su nido de las altas espadañas de las iglesias; a las raudas golondrinas, que al igual que ellas también regresan a los bajos de las balconadas del Ayuntamiento… Sí, la primavera ha llegado… Lo dicen los estudiosos del cielo y de los equinoccios y de las orbitas de los astros… Y, ahora, en sus cuentas y cálculos afirman que ha entrado la...

Leer Más

La belleza

La belleza, la armonía, la perfección en las formas del alma de las cosas… Cada mañana la luz primigenia alumbra la oscuridad de las tinieblas y hace columbrar el escenario de todo lo creado en un carnaval de colores y mil formas diferentes. Es la vida en su totalidad que se muestra desde la pequeñez de la gota de rocío en la brizna de la yerba, a las altas sierras que se adivinan en la lejanía. Y todo es belleza, y todo es armonía y perfección en los pétalos delicados que muestra la rosa en el recóndito rincón de su jardín. Y continúa la belleza en la contemplación de los feraces valles desde las agrestes cumbres que almenan la cordillera. Y todo se embellece en lo cercano y delicado de unos pétalos y, a la vez, sentimos la perfección de las formas en las agigantadas líneas de las moles graníticas de las altas montañas. La belleza no tiene dimensión, ni distancia, porque lo pequeño y lo grande se entrelazan al modo de la yedra a la piedra, formando universos paralelos donde la armonía se deja sentir traspasando el ámbito físico de todo aquello que pueda medirse y contarse. Sin embargo, el tiempo toma conciencia y envuelve en las horas a la exultante belleza, de tal manera, que la rosa marchita sus pétalos delicados en el recuerdo de su fragancia;...

Leer Más

Todos somos Ibrahim

Un sinsentido El autor analiza el trágico fallecimiento de un muchacho tetuaní. “Hoy todos nos sentimos Ibrahim, y todos sentimos su muerte como propia, pues siempre la muerte conlleva un dolor, pero en este caso que nos ocupa, el dolor es doble por lo inútil y estéril de su muerte”, afirma Una mañana de sol y playa en la Ribera… Un muchacho de la vecina Tetuán se allega a disfrutar de lo que nuestra ciudad puede ofrecerle. Día aciago para lo lúdico y para todo aquello que pueda representar el bienestar de los sentidos. Pareciera que el mar turquesa -a veces esmeralda- de la Ribera ofrece los mejores colores para sentir la belleza y el sosiego. La playa y el mar de este rincón de la “Brecha”, junto a la Catedral, vienen a ser un paraíso de paz y luminosidad en el centro mismo del casco antiguo. Todo es azul de cielo… Todo es turquesa de mar… Todo es armonía en la exactitud del reloj de la vida… Unos jóvenes del centro de acogida de menores extranjeros no acompañados “La Esperanza”(MENA), se acercan a Ibrahim y a su amigo Reda y pretenden robarles… Una huida a la carrera por la arena y, al pie de los escalones de la escalera de bajada de acceso, junto al Club Caballa, una puñalada del agresor le rompe el corazón a Ibrahim, que...

Leer Más

‘El Guille’, donde habita la inocencia

El Guille era el benjamín de la familia Bermúdez; y quizás esta circunstancia le hizo ocupar un lugar donde los otros hermanos no podían asomarse… Guillermo creció libre en el seno de su familia como crecen sin límites las malvas en el campo. La prisa nunca estuvo en su diccionario; así como el enfado o la pelea con algún otro chiquillo. Guillermo siempre me recordó al pan caliente, crujiente y tierno recién sacado de los hornos de las tahonas. Sí; Guillermo está hecho como su madre Mariquita para la bondad y la ternura. En su alma no habitó nunca la maldad, ni siquiera en los desencuentros de algún “rebote” que pudiera ocasionarle algún juego. No sé si alguna vez tuvo alguna riña, pero yo he de confesaros que jamás la presencié ni tengo toda la conocimiento de ello. Guillermo, son de esas clases de niños que han nacido para ser niños vida… Yo siempre me he preguntado, ¿qué misterio esconde en su alma, que hace que la inocencia aparezca en su rostro como una seña de identidad indeleble al paso de los años? Siempre que hablo con él, es el mismo Guille de hace cinco, diez, quince, veinte o treinta años… Es un ser inmutable, no tiene cambios ni se muda; todo en el fluye como un arroyo fresco y claro que bajara de alguna montaña mágica allende la...

Leer Más

Poemas a Ceuta (II)

Poemas a Ceuta (II) son los siete nuevos poemas en el que, a modo de un amante en la distancia, vamos -a golpes de versos-cantando de forma y manera lírica a nuestra tierra Siete es un número mágico, donde pudiera esconderse la clave esotérica para alcanzar una buena parte del conocimiento adquirido en el transcurso de los siglos. De tal manera que el número siete podemos repetirlo en innumerables ocasiones, pongamos: «Siete colinas de la ciudad eterna de Roma, siete cielos, siete brazos del candelabro de los judíos, siete chacras de la energía vital, siete virtudes cristianas, siete mares del Océano, siete palabras de Cristo en la Cruz, siete ríos de la Tierra, siete libros de “Á La Rechercher de Temps Perdu” de Marcel Proust, siete colores del arcoíris, los sietes infantes de Lara, los siete velos de la danza, las siete vidas de un gato, siete palomas blancas… Y, referenciados al cine: “Siete Samuráis” de Akira Kurosawa, o “Los Siete Magníficos” de John Surges, o “Siete Hermanos para Siete Novias” de Stanley Donente. Y, seis días de la semana que necesitó Dios para crear el mundo, los cielos, los océanos, los animales y al hombre y a la mujer; y, un día más, pues al séptimo, descanso» Así también -al igual que Roma-, Ceuta tiene siete colinas, a la que hemos querido escribirle siete poemas, como siete jazmines adolescente...

Leer Más

Buscador de artículos

Portal del Suscriptor

Acceso usuarios con cuenta

Empieza el ‘Summer Camp’ de baloncesto
Vilal Ahmed y Susana Román revalidan el título en el Triatlón ‘Ciudad de Ceuta’
Graduación de la IV Promoción del Grado de Enfermería
Todo preparado para celebrar la Musal-la el lunes
Derroche de arte en el escenario
El Nervión se hace con el título en las dos categorías
Los ceutíes celebran la noche de San Juan