Seleccionar página

Autor: Juan Luis Aróstegui

Atrapados en el absurdo

La detención del Portavoz de Caballas (y dos Consejeras del PP), ordenada por la Jueza que investiga el caso de la adjudicación “fantasma” de la promoción de las 317 viviendas de Loma Colmenar, ha convulsionado a la opinión pública. Lógicamente. Como era fácilmente predecible en estas circunstancias, todo el que tenía alguna “cuenta que ajustar” con Caballas, sea cual fuere el motivo, ha encontrado un inesperado momento de felicidad. Una oportunidad inmejorable para descargar toda su frustración en forma de bilis putrefacta. También los partidos políticos que “compiten” con Caballas por un mismo segmento del electorado han recibido con agrado y satisfacción este hecho;  no en vano han visto en su mente la urna llena de las papeletas que en su día fueron de Caballa, y les ha invadido un regocijo incontenible. Lógico. Todos, cada cual disfrutando de su particular alegría sobrevenida, subidos en la gigantesca ola comunicativa (medios y redes), gesticulando ostensiblemente, se afanan en enterrar a Caballas (a las Consejeras del PP a penas se les presta atención, son dos piezas prescindibles que no afectan para nada al proyecto del PP). El manual no escrito de “buenas prácticas” en la época de de la recuperación ética de la actividad política señala, de manera taxativa, que imputación equivale a dimisión. Esta regla parece que cierra cualquier debate al respecto. Como en aquel juego infantil, todos los intervinientes se...

Leer Más

La españolidad de los traidores

La españolidad de Ceuta es nuestra seña de identidad por excelencia. Es un sentimiento incrustado en lo más profundo del alma colectiva de este pueblo. Más allá de los diferentes matices o intensidades con los que cada cual lo pueda interpretar, asumir o exhibir; lo llevamos a flor de piel. Nos espolea. Nos convulsiona. Nos tensiona. Nos electriza.  Es una reacción consecuente que se ha forjado durante un largo proceso de asedio político promovido por la intención anexionista de Marruecos. En el que nos hemos encontrado demasiado solos. Es fruto de la rabia que produce que nos arrebaten la tierra que amamos. Aquella que imprime sentido a nuestra vida colectiva en su dimensión histórica. Sin embargo, este principio de primera magnitud (con la categoría de constituyente) se ha ido devaluando de manera progresiva en los últimos tiempos. Desde la claudicación histórica, rubricada con la aprobación del Estatuto de Ciudad Autónoma, que nos expulsó de la configuración territorial del estado que establece la Constitución en su artículo ciento treinta y siete, la españolidad de Ceuta pasó de ser un concepto político a convertirse en un concepto sentimental. Los partidos traidores a Ceuta (PP y PSOE) pactaron “por cuestiones de estado” mantener la españolidad de Ceuta (sólo) en los corazones de los ceutíes, pero sacarla de todos los foros políticos para negociarla “en el momento más conveniente para ambos países”. Nadie...

Leer Más

Movilización

Es tiempo de movilización. La indiferencia o la resignación pueden contribuir, de manera involuntaria o inconsciente, a consolidar un “nuevo” modelo de sociedad radicalmente apartado de los principios y valores que hemos construido durante un siglo de luchas infatigables, esfuerzos solidarios y sacrificios ejemplares. La crisis económica se ha revelado como un proceso de reconversión social para adaptar el capitalismo a las nuevas coordenadas históricas. De manera muy resumida podríamos decir que la nueva ideología dominante ha demolido dos principios básicos sobre los que se asentaba el orden democrático: el valor del trabajo como concepto social (elemento vertebrador de la sociedad y soporte de la dignidad); y la sustitución de la solidaridad como comportamiento colectivo inspirador de la relaciones humanas, por un “egocentrismo” de nuevo cuño (“primero lo mío”), que resquebraja la convivencia, promueve la división e incita al odio. Con esto ha sido suficiente para imponer un nuevo “sentido común” cuya única finalidad es preservar (y ampliar) el poder de las élites a costa de precarizar (y en casos, esclavizar) a la inmensa mayoría de la sociedad. Nada de lo que está sucediendo pertenece al ámbito de la casualidad o el azar. Una frase muy conocida lo resume con meridiana claridad: “La lucha de clases existe, y la han ganado los ricos”. En estos momentos (en lo que respecta a nuestro país y por tanto a nuestra Ciudad)...

Leer Más

La Marcha por la Dignidad

El próximo sábado, día cuatro de Febrero, se celebrará en nuestra Ciudad la “IV Marcha por la Dignidad”. Una movilización ciudadana a la que se han adherido más de cincuenta entidades y asociaciones, y cuyo origen es rendir homenaje a las quince personas que fallecían en la Playa del Tarajal el seis de Febrero de dos mil catorce, mientras nadaban ateridas de frío en la madrugada, sorteando pelotazos de goma, sin socorro ni asistencia alguna. Aquel día, Ceuta fue la capital del horror. Una atrocidad incrustada indeleblemente en la conciencia de una civilización agotada y decadente, incapaz de incorporar los valores democráticos a la fase más cruel y depredadora del capitalismo (la era de la globalización y la prevalencia de la tecnología sobre los sentimientos). Ninguna persona decente puede borrar de sus recuerdos la imagen de nuestra prepotencia uniformada contemplando sin un atisbo de compasión la muerte de seres humanos inocentes y desvalidos. Aquella tragedia se ha convertido en un símbolo de las políticas migratorias, crueles e injustas, que aplican con terrible frialdad los gobiernos europeos, incluido el español. Muchas personas nos sentimos entonces avergonzadas. Aún lo estamos. Según la versión oficial, sostenida por todas las ramificaciones del poder, la complicidad con la muerte se explicaba y defendía en nuestro nombre (“por nuestra seguridad y para defender nuestros intereses”). Es difícil asumir  semejante bazofia argumental desde la indiferencia. Por...

Leer Más

La izquierda rota

La coyuntura histórica de Ceuta sólo puede invitar a la depresión. La aplastante hegemonía de la derecha que padecemos desde el inicio de este siglo, nos ha condenado a un modo de vida congénitamente perverso. Somos una exaltación de la desigualdad. Una loa a la precariedad. Vivimos con la respiración contenida. Sobrevivimos sin  penas vislumbrar el horizonte. Mascullamos resignación. Digerimos frustración. Así es nuestra vida en común…. un incierto camino a ninguna parte que recorremos entre una amarga desesperación y una pútrida nostalgia por todo aquello que jamás sucedió. No hemos llegado a esta situación por el infortunio o como consecuencia de fenómenos naturales inexorables. Este es el resultado de una determinada política (de derechas)  aplicada sobre un complejo contexto social como el nuestro. La historia reciente de Ceuta es la expresión de una paradoja sin parangón. En el lugar en el que son más necesarias las políticas de izquierdas es, precisamente, en el que se están aplicando las recetas más duras de la derecha más retrógrada. Ceuta necesita solidaridad, conciencia reivindicativa, cohesión social y espíritu de lucha. El PP sólo ofrece egoísmo (feroz), división (fomento del racismo), sumisión (a los enemigos), resignación (ante la decadencia) y abatimiento (ante la derrota). Y sin embargo, sigue ganado las elecciones con mayoría absoluta. Una parte del éxito del PP se debe a su indudable acierto a la hora de diseñar y...

Leer Más

La solución está en Europa

Las relaciones entre España y Marruecos son excelentes. Este diagnóstico se expresa de manera reiterada por el Gobierno de la Nación con la ostentosa ufanía de quien siente pletórico cumpliendo con su deber. Efectivamente, así parece. Existe unanimidad en considerar las (buenas) relaciones con Marruecos como una pieza clave de la política internacional de nuestro país. A los motivos tradicionales (derivados de nuestra vinculación histórica) se han añadido dos argumentos de un gran calado político en la actualidad: la cooperación en la lucha contra el terrorismo internacional, y la colaboración en la contención de los flujos migratorios hacia Europa. La importancia que se concede a estos dos objetivos, elevados a la categoría de prioridad máxima en la Unión Europea, minimizan cualquier discrepancia u observación al respecto. Sin embargo, y aunque se pueda compartir esta posición, lo que no está tan claro son los términos, las condiciones y las consecuencias de esas buenas relaciones. Porque es muy fácil deslizarse desde una voluntad de cooperación hasta caer en un chantaje. O dicho de otro modo, ¿hasta dónde puede ceder España en sus acuerdos con Marruecos sin perder la dignidad? Esta es una pregunta que más allá de Algeciras tiene poca relevancia. Son asuntos que quedan en las interioridades de las relaciones diplomáticas, y que esporádicamente suscita algún fugaz episodio desencuentro que se resuelve con sencillez. No es este el caso de...

Leer Más

Un proyecto educativo de ciudad

Quizá haya llegado el momento de parar. Esta Ciudad se encuentra absolutamente desnortada. Se está descosiendo. Crece un sentimiento de crispación generalizada que es preciso atajar de manera inmediata, porque da miedo. Estamos incursos en una dinámica de acción-reacción que retroalimenta los instintos  más primarios e incivilizados en un camino hacia  una barbarie de la que será muy difícil regresar. El repaso a los medios de comunicación, desde hace algunos meses, es un espanto. El predominio abrumador de noticias relacionadas con hechos violentos, intervenciones policiales, amenazas terroristas y comisión de delitos de todo tipo, dibujan una Ciudad permanentemente en vilo de la que es preciso huir cuanto antes. Este fenómeno tiene su continuidad en las redes sociales, convertidas en un espacio a merced de lo más bruto de la sociedad, que recicla la información a su manera para llegar siempre a la misma conclusión. Todo el mundo sobra a nuestro alrededor, salvo aquellos herederos legítimos de la “Ceuta pujante (que fue), siempre fiel a la España católica”. Cualquier “impureza” se estigmatiza con saña responsabilizándola de las calamidades que nos afligen. El “diferente” es enemigo (real o potencial). El hecho de que esta pauta de comportamiento se convierta en hegemónica (o mayoritaria) tiene una enorme trascendencia que no se debe obviar ni minimizar. Porque es un vector educativo de primera magnitud. No podemos permitir que el “odio” se convierta en...

Leer Más

Un presupuesto injusto

El Gobierno de la Ciudad gestiona un presupuesto anual próximo a los trescientos millones de euros. Es una cifra muy importante. Superior a la de cualquier otro ayuntamiento español, medido en términos homogeneidad (por habitante). La tan sobada “singularidad”, traducida en una panoplia de conflictos y remordimientos de diversa naturaleza y magnitud, se intenta aliviar (compensar) y silenciar  con dinero. La política de la casta respecto a Ceuta se fundamenta en el viejo adagio: “las penas con pan, son menos” (no podemos resolver vuestros problemas, pero os podemos indemnizar por ello). Así, desapercibido como una brizna  en la inmensidad de los Presupuestos Generales del Estado, se ha ido generando y fortaleciendo un cordón umbilical entre el tesoro público y nuestras cuentas, más que generoso. Esta pertinaz sobreabundancia ha provocado, como daño colateral, un efecto indeseable (y peligroso). Vivimos en un estado de absoluta laxitud fiscal. Nos hemos forjado la creencia de que “todo es gratis” y cualquier tributo, por modesto que sea, lo percibimos como una ofensa. Insolidaridad devenida en privilegio. Pero al menos, y ya instalados cómodamente en la peculiaridad, se podría argüir que este sobredimensionado presupuesto tiene una finalidad justa.  Procurar un desarrollo socio económico equilibrado. Una especie de “discriminación positiva” en materia de asignación de recursos. Y aquí es donde se quiebra el razonamiento. O mejor dicho, es donde el PP quiebra el razonamiento. ¿Cómo es...

Leer Más

El GIL ha resucitado

Hace aproximadamente diecisiete años, el pueblo de Ceuta eligió como Presidente de su  Ciudad a un extraño. Residía en Marbella, jamás había pisado Ceuta, y no tenía ni remota idea de lo que sucedía por estos lares. No importó. Era la persona designada para este cometido por Jesús Gil, uno de los personajes públicos  más funestos de la democracia española. Corrupción, zafiedad e incultura en estado puro. A pesar de todo ello, este partido (cuyas siglas coincidían con su propio apellido como prueba concluyente de que “él” era el partido) ganó las elecciones municipales con una amplia mayoría y...

Leer Más

15D Recuperar Derechos

La crisis ha terminado. La economía crece a un ritmo excelente. Ya se crea empleo. Después de la tempestad, viene la calma. Volvemos a la normalidad. Este es el discurso de los mercados, administrado por sus lacayos políticos en dosis hábilmente calculadas, para reiniciar una nueva etapa sin que la ciudadanía sea consciente de la brutal reconversión que ha sufrido nuestro zarandeado estado de derecho. La clave de su estrategia es llevar al ánimo de los trabajadores y trabajadoras (en especial de los más jóvenes) que todo ha sido fruto de un “mal pasajero” que, sabiamente gestionado, dará pié a un periodo de bienestar incluso mejor que el destruido. De esta manera, la rabia (“por el daño sufrido”) y el sentimiento de rebeldía (“ante tamaña injusticia”) son sustituidos por el lamento (“hemos tenido mala suerte”)  y la paciencia (“todo se solucionará). Lo que ha sucedido no es una crisis coyuntural ni un vendaval fortuito, sino un movimiento perfectamente orquestado por el gran capital para adaptarse a las nuevas coordenadas económicas determinadas por la globalización. Los salarios “europeos” son incompatibles con una política de abusivos beneficios empresariales. La única “solución” es cambiar las estructuras del mercado de trabajo para “abaratar” el coste de la mano de obra. Este es el fin último de toda esta nauseabunda maniobra. ¿Cómo se hace eso en un estado democrático, de un elevado nivel de...

Leer Más

Buscador de artículos

Todos las actuaciones del COAC 2017

‘La Encuesta’: ¿Qué le ha parecido el concurso de carnaval, COAC?
Felipe VI ya preside el Salón Noble del Casino Militar
Normalidad en las primeras horas del ‘Tarajal II’
Patricia Sacaluga se prepara para los FP Skills
El Ceuta deja escapar vivo al San Roque de Lepe. AD Ceuta FC 1-1 San Roque de Lepe
La renovación de la mezquita Muley El Mehdi
Homenaje a cuatro grandes del carnaval de Ceuta
El Biutz cierra tras 12 años de porteo de mercancías
Entre clase y clase – ‘Lope de Vega’

2016: Un año de noticias con FaroTV Ceuta