Autor: Jorge Uriel Gómez

La pusilánime correción política

Presos de la moda, de la corrección política, del pensamiento único y gris, símbolo de la falta de principios y escasez de escrúpulos; este es el desolador panorama intelectual de la política. Salvo brillantes excepciones, el perfil ideológico de nuestros actuales representantes políticos es un páramo, un erial, un estante vacío que van llenando con la idea de moda, la corrección de turno, el credo más popular. Está tan vacía esa estantería que ahí cabe y conviven todas las ideas por incongruentes u opuestas que estas sean. El político actual es capaz de defender una cosa y su contraria en el mismo discurso y no apercibirse de ello. Ver a Maroto anunciar el cierre de Garoña, publicitando que se ha luchado por ello durante muchos años, es reconocer que este político nos toma por idiotas o al menos por desmemoriados. Hasta ahora, los populares siempre habían defendido abaratar los costes de producción de energía, y esto pasa por el mantenimiento de centrales nucleares y la asunción de un riesgo al que de cualquier modo estamos sometidos, puesto que nuestro vecino francés es el país que más centrales nucleares tiene de Europa. Habría que recordarle a Maroto que el pasado 7 de marzo 126 diputados del PP votaron precisamente lo contrario, es decir, contra el cierre de Garoña. Maroto genera indignación, aunque esta es menor que cuando venga el recibo...

Leer Más

Un ejemplo de salubridad política

Que el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, haya tenido que declarar como testigo ante un juzgado y ochenta y tres medios de comunicación acreditados, es un indicador de transparencia y ejemplaridad de la política a disposición del servicio público. Es sano para la sociedad, da buena imagen al sistema judicial, y demuestra que todavía queda algo del Estado de Derecho. ¿Alguien cree que esto sería posible bajo un gobierno de populistas? Titulares y declaraciones políticas ya estaban preparados desde el momento en que se supo que Rajoy tendría que ir a declarar. Pero les ha salido mal el cálculo. Mariano ha salido tan airoso que las afirmaciones vertidas por la horda resultan ridículas. Otros presidentes testificaron en otros países, Helmut Kohl, Chirac, Fillon, Sarkozy … y se les mostró más respeto que a Rajoy. Aquí abundan los del dedo acusador, los amigos del juicio rápido, y los que fantasean en su perversa onírica con retomar lo del tiro en la cuneta si les fuera posible. Lo preocupante hubiera sido que el Presidente fuese condenado. Pero resulta que de testigo a condenado hay un trecho que a la izquierda se le antoja más largo que la estancia en la oposición, pues se renuevan en eso del juicio sumarísimo y ya declaran culpable a Rajoy, le piden la dimisión. Las ansias de poder les denuncian como lo que son políticamente, unos...

Leer Más

La Dictadura Del Zeitgeist

No lo dude, el actual clima intelectual y cultural es mediocre y se parece mucho a una dictadura. Si usted piensa diferente y se le ocurre hacer público su pensamiento sufrirá el acoso de la imposición ideológica, del pensamiento único y gris, de este zeitgeist. Si quiere evadirse de la dictadura, blíndese ante las críticas y prepárese para ser señalado socialmente, considerado un extravagante, e incluso marginado en ciertos ámbitos. Cuando alguien afirma la verdad de un objetivo, de una tesis, de una teoría, inmediatamente es tachado de arrogante y dogmático. Sin embargo está claro que si no tienes una idea cierta de cuál es la verdad, es porque no te respetas a ti mismo, ni respetas las ideas en las que crees, o simplemente eres un embustero o un hipócrita. Por supuesto que existen ideas que han probado ser mejores que otras por sus consecuencias: la gente vive en mejores condiciones, disfruta de derechos más amplios, goza de libertades. Pero el zeitgeist va más allá de imponer que todas las culturas son iguales. Pretende hacernos creer que la cultura europea, la cristiana, es la culpable de la situación existente en otros países. Sin ir más lejos, cunde la idea de que el terrorismo es una guerra reactiva y no agresiva. Y que, por tanto, bastará  con ser condescendientes con nuestros enemigos, con que cesemos en nuestra agresión, para...

Leer Más

La Degradación Moral

Estamos perdiendo el tiempo y la oportunidad en diálogos o diatribas sobre si se debe o no homenajear a Miguel Ángel Blanco y a las víctimas del terrorismo. Quien tiene la oportunidad y el deber moral, como representante público, de hacerlo, y no lo hace, es un miserable de una laxitud moral rayana en la indecencia. Discutir sobre si es aprovechamiento político homenajear a la víctima y al espíritu que emanó del vil asesinato, es caer en la trampa de estos menesterosos; sólo beneficia a los asesinos y a sus cómplices materiales y morales. La postura abyecta de Podemos, parte del PSOE, y otros enemigos de España, negando un homenaje que la altura moral de la inmensa mayoría de los ciudadanos queremos rendirle a las víctimas del terrorismo en la figura de este joven edil, ha evidenciado que el espíritu de Ermua no se ha finiquitado; al contrario, está más vivo que nunca, pues ahora retrata a muchos cobardes que entonces permanecieron silentes y pone ante la luz pública el verdadero pensamiento y las despreciables maneras de gobernar de estos mezquinos, si es que a eso que realizan se le puede llamar gobernar. Pensar que el futuro de España entera puede estar en manos de esta siniestra destructiva, rencorosa, antidemocrática, dictatorial, que rezuma espumarajos de odio visceral, amiga de la mentira y la manipulación, pone los pelos de punta....

Leer Más

Ya no somos testigos, sino desertores

No deja de sorprenderme la pasividad con la que algunos ciudadanos están asumiendo el proceso  de demolición del Estado de Derecho que fue España. La callada por actitud preferente, y lo que es peor, la militancia activa y notoria para aupar a elementos que, día sí y al otro también, se autorretratan e identifican con la deriva criminal de la autoproclamada segunda república, intentando deslegitimar un sistema democrático fundamentado en la Constitución de 1978; suele ser una postura bastante cómoda y cobarde, todo, antes que tener que asumir responsabilidades en la construcción de una sociedad mejor. Ni el desafío separatista catalán, ni la decrépita deriva de Navarra, ni un País Vasco donde todavía son protagonistas los más violentos, ni la provocación continuada de los comunistas,  inconstitucionalistas totalitarios, son actitudes marginales. La suma de todos estos constituyen casi la mitad del hemiciclo parlamentario y son capaces de desequilibrar un Gobierno formado por los únicos que, hasta la fecha, le pese a quien le pese, defienden nuestras libertades tal y como se reflejan en la Constitución. Muchos creen que este país lo soporta todo, y que nada pasará si triunfan estos empecinados en destruir el Estado de Derecho. Eso es creer que Nerón con su incendio premeditado construyó una Roma mejor, a la historia me remito. El fuego rara vez es purificador y siempre es destructivo y contaminante, además de ser...

Leer Más

Dime qué boicoteas y te diré cuánto de dictador tienes

Los actos conmemorativos por el cuadragésimo aniversario de democracia en España celebrados en un Congreso, cuajado de comunistas totalitarios,  secesionistas y filoetarras, han sido reveladores. El boicot de la izquierda a los recientemente denominados héroes de la democracia, y la notable ausencia del rey emérito, Juan Carlos I, son clamor de lo que algunos pretenden ocultar, para construirnos un pasado más acorde con sus intereses, el pensamiento  único  y gris, los intereses de la “gran mentira”, la corrección política. Celebrar la democracia  haciendo ecos del franquismo es una trampa, un burdo intento de manipulación,  luz de gas para pusilánimes intelectuales, que sólo  beneficia a aquellos que sacan réditos  de los cadáveres,  a los necrófilos, a los carroñeros. La transición  fue precisamente mirar al futuro, perdonando el pasado. En política hay quien vive de programar soluciones de futuro, y quien lo hace de nutrirse de los detritos de los primeros,  ambos están perfectamente definidos, incluso pueden cohabitar en un mismo partido político. La política vedette ni puede, ni sabe, ni quiere hacer otra cosa más que esperpentos. A nadie le extraña que estos prefieran considerar como artífices de la democracia al “Carnicero de Mondragón” u Otegui. Es toda una incongruencia, pero muy representativa, celebrar la democracia con camisetas plagadas de símbolos anticonstitucionales y comunistas, con figuras de inductores al delito, responsables de asesinatos, fusilamientos masivos, juicios sumarísimo y actuales condenados...

Leer Más

El suicidio (asistido) del PSOE

A la izquierda española le falta seriedad. El relevo generacional, forzado tras las continuas derrotas electorales, ha transformado el espectro ideológico de la siniestra. La zurda ha pasado de ser un conjunto más o menos definido de ideas con las que se podía estar, o no, de acuerdo, a una amalgama de soflamas, una perorata acalorada, espumarajos de odio visceral regurgitados por gente especialmente privilegiada de la sociedad, muy apegadas a esto de vivir de la olla gorda, con raquitismo intelectual, biblioteca alfeñicada, y discurso arrocinado. El PSOE ha pasado de pedir la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, a militar en la misma bancada que Bildu, ERC y Podemos; de codearse con Willy Brandt y con Olof Palme y su vocación socialdemócrata europeísta,  a la filiación ideológica con Le Pen y Trump; de enterrar a Fernando Múgica, a evitar homenajes a víctimas de ETA en Lasarte; del “OTAN de entrada, no” al “CETA sí, pero no, pero me abstengo”; de obrero, a que su “déjà vu”, Pedro Sánchez, tenga un salario bruto de unos 85.000 euros. Hacer política, y sobre todo construir Estado, conlleva responsabilidad, altura de miras, conciencia del deber y compromiso social. Hacer política es mucho más que participar en reuniones asamblearias e inflamarlas con un discurso exaltado. El sentido de Estado, de nación, no puede pasar por estar todo el santo día...

Leer Más

Una derrota en toda regla

No le quepa duda, si alguien ha ganado con la pantomima que Podemos ha ejecutado esta semana en el Congreso, ha sido España, sus valores democráticos y nuestra libertad. La moción de censura la hemos ganado usted y yo, querido ciudadano de a pié. La ha ganado la sensatez, la estabilidad democrática, y el crecimiento sólido y sostenido de una sociedad que intenta recuperarse de las enormes cicatrices que le ha dejado la crisis económica.Los totalitaristas ni siquiera han alcanzado el 25% de los votos del hemiciclo y además, ese fracaso lo han cosechado en compañía de los otros enemigos de España, los secesionistas y filoetarras. Ni cuantitativa, ni cualitativamente tienen el apoyo suficiente para desbancar a un Gobierno que ha salido reforzado de un debate en el que todos los partidos políticos han vapuleado a la autosuficiencia enfermizamente narcisista del líder populista, evidenciando las enormes carencias reales, no sólo para gobernar, sino tan siquiera para una digna representación política en democracia. A nada, ni nadie le legitima la desgracia ajena, mucho menos lo avala para erigirse líder. Al contrario, quien basa todo su discurso en señalar los errores de los demás, se está incapacitando a sí mismo. El PSOE abandonó el centro político hace mucho tiempo y ahora sólo opta a los votos de la extrema izquierda. En Ferraz deben estar con quemaduras de primer grado de tanto...

Leer Más

Incomparecencia del contrario

La falta de liderazgo político es un mal endémico que asola a la Unión Europea.  Por un lado, la izquierda con su perenne barahúnda entre caudillaje y liderazgo político.  Nadie espera un nuevo líder político en la siniestra, sino a un absolutista  novedoso, a una renovada imagen del totalitarismo para capitanear al paradigma de miserias. Por otro,  la derecha meliflua y acomplejada se dejó amedrentar por grupos de presión ultraizquierdistas. Ha ido dejando caer al vacío del olvido sus verdaderos pilares ideológicos, adoptando otros más acordes con los tiempos, con lo políticamente correcto. Ahora resulta difícil distinguir el origen de las ideas. Como botón de muestra, los mensajes de condolencia que enviaron Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Pablo Iglesia tras el último atentado en Londres, prácticamente calcados, certidumbre del vacío ideológico, carencia de soluciones, y escasa determinación a la hora de hacer frente a uno de los grandes problemas que asola al mundo. No pierdan de vista que cuando uno deja caer sus pilares, es porque el edificio está apuntalado por otros contrafuertes que no se ven. Oscuras razones que, a tenor de lo que evidencian los noticiarios, no son más que la corrupción económica y moral. El que la Comisión Europea decida pagar al Gobierno sin escrúpulos de Erdogan 3.000 millones de euros, y al mismo tiempo ponga en la línea roja de la sanción a los gobiernos...

Leer Más

El huevo antifascista

Cuando los acosos, escraches por la originalidad argentina de palabra e idea, los sufren en su propia carne los absolutistas por antonomasia, los ultraizquierdistas, radicales y fundamentalistas, los amigos de la algarada intimidatoria, de la opresión, de la persecución, demuestran que eso de probar la propia medicina no va con ellos. A nadie en su sano juicio le agrada que arrojen huevos a Pablo Iglesias, ni que abofeteen a Mariano Rajoy, por muy antipáticos que estos nos parezcan. Algún problema mental debe concurrir en los que se congratulan por el mal ajeno, tan sólo el sadismo o cierto aire de superioridad que, en esas protérvicas mentes, hacen merecedores de castigos a los condenados , son el origen de estos vesánicos deleites personales. La política vedette tiene un precio, el hartazgo de la ciudadanía cuando la representación es mala. Cuando ya se le han visto demasiadas veces las desnudeces al orate que tienen por rey, la gente ya no paga arrojando monedas al escenario – léase votos -, sino tomates, lechugas y en este caso huevos para evidenciar su mala actuación. Cuando se siembran vientos, se recogen tempestades y eso es lo que les está ocurriendo a los fundamentalistas. Ya nadie le ríe las gracias a los hijos de la “black”, las becas sin acudir a la universidad, los pagos en negro, el pitufeo para la financiación, el chalet construido...

Leer Más

Buscador de artículos

Portal del Suscriptor

Acceso usuarios con cuenta

La ciudadanía, indignada
Los taxis ocupan la Gran Vía en Solidaridad con Barcelona
Un minuto de silencio en Delegación del Gobierno
Cinco minutos de silencio, condolencias y condena por el atentado de Barcelona
El SEIS interviene un incendio en un arcón congelador
Bomberos interviene por un coche volcado
150 jóvenes disfrutan de la ‘Lan Party’
Unos 300 subsaharianos intentaron entrar por el Tarajal
Primera salida del CETI a la Península tras las entradas masivas de agosto
El atasco en el entorno fronterizo perjudica la salud