Autor: Basilio/Acefep

Primero, estigma cero

Oigo a lo lejos los acordes de una canción esmeralda. ¡Cuántos caminos por cubrir! ¡Cuántos anhelos por nombrar! He tenido un sueño: amanecer en una ciudad que desconoce el estigma hacia las personas con esquizofrenia. Tan noble objetivo me tiene distraído. Mi hipótesis de trabajo es que los sentimientos de las personas se pueden explorar, y que si existen los prejuicios es por falta de entendimiento. De tal manera que, a más entendimiento mejor salud mental, mejor sociedad. El corazón de la gente es como la lámpara del genio, que si lo frotas con insistencia aparece. Lo mejor de nosotros mismos está detrás de la coraza. Necesito algo novedoso, necesito algo humano. Para ello es necesario el conocimiento objetivo; un discurso. Uno puede acercarse a la ciencia con el estudio de los que te anteceden, y no renuncio a la lectura, pero también con el análisis de tu experiencia. Y es ahí donde mi palabra puede tener más valor. No obstante, soy testigo en primera persona de todas las fases del padecimiento y de la recuperación. Mi mente al servicio de una causa. Además, este ejercicio de interiorización sería como reconquistar el pasado, plagado de perezas y desaciertos. Lo recuerdo: en la soledad de la habitación, los ángeles del juicio dictan sentencia. Las luces, que son las razones, destinadas a encontrarse en el infinito, que es la paz, viajan...

Leer Más

Dimensionar el problema

Para que la respuesta se haga en la misma medida. ¡Cuánto sufrimiento escondido! Hoy comienza el resto de mi vida. Hoy mi vida se parte en dos. Muy importante: sólo sobre la página en blanco alcanzo verdad, pues sólo así puedo categorizar los pensamientos. Lo digo porque, como presidente de Salud Mental Ceuta, se me requiere para entrevistas y otros eventos, y puedo delatar mi bisoñez en la palabra hablada. Es decir, os pido un poco de complicidad en este aspecto. Por el contrario, con la palabra escrita, puedo proyectar mis frustraciones y ansias de libertad sobre el mismo punto, hasta hacer saltar las cadenas que son las limitaciones. Aunque sólo sea un efecto. Así que, como dicen los analistas de política, vamos a lo “mollar”. En el año 2008 España, constituida en nación solidaria, firma la CONVENCIÓN DE LA ONU PARA LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD. En el documento se explicitan toda suerte de bondades: derecho a la vida, a la salud, a la justicia, a la educación, a la familia, a la cultura, al empleo, a la no discriminación, y por tanto, a la participación. Se explicita, en definitiva, que la dimensión social del individuo es necesaria para la plenitud existencial. Desde este momento, el colectivo al que represento no hace palabras en el vacío, ni dibuja ideas en las arenas del desierto. Estamos reivindicando...

Leer Más

El enfoque

Quien por pasión se merece, tendrá a bien estas palabras de reflexión, que no son únicas, que son de todos. Y es que me llaman de la Confederación para apadrinar una ponencia, en Ávila, sobre activismo y participación en el ámbito de la salud mental. Así que aprovecho este paréntesis para aclararme yo mismo, para sumergirme. Antes de ahondar en los beneficios que ha supuesto a mi persona mi crecimiento en el activismo, creo que hay que partir de una constatación: la lucha precede a la justicia; están en constante equilibrio y pulso. El poder es cejudo a la hora de actuar de oficio, por lo que sólo si actuamos de forma coordinada en la defensa de nuestros derechos e intereses podremos palpar nuestros sueños de aceptación; sólo si actuamos como individuos societarios en plenitud. ¿En qué punto estamos? Hago ver este juego de cifras: la Confederación está sujetada por 45.000 socios, entre familiares y afectados, cuando por otro lado es sabido que los problemas de salud mental afectan gravemente a más de un millón de ciudadanos. Muchísima energía vertida en el vacío. Sólo se me ocurre que muchos afectados no se aceptan, que viven bajos de moral en silencio, y conciben su destino como algo inexorable, contra lo que poco o nada se puede hacer. Entonces, ¿os imagináis el potencial de nuestro colectivo si confluyeran nuestras voluntades y...

Leer Más

Una luz amiga

Aveces, uno se entretiene echando la vista atrás en busca de emociones que te puedan enseñar, “energías” que diría él. Era la primera vez que me subía al estrado. Eran mis primeros pasos como activista del movimiento pro salud mental en primera persona, y me tocaba presentar el documental “Solo”, un viaje al corazón del amor como única forma de destino; una búsqueda que ha de regir el sentido de nuestras vidas. Tras el visionado de las imágenes, e impactado por la calidad del relato audiovisual, continué mi aprendizaje siguiendo sus palabras sobre lo que debería ser la salud mental en esta sociedad, por lo demás despersonalizada. Y cayeron los meses como caen las castañas en otoño. Hasta que nos volvimos a ver en Madrid: era el nacimiento del Comité Pro Salud Mental En Primera Persona, y él era necesario. Sobre todo, impregnaba de realidad conquistas que a los ojos de cualquier otro se mostraban utopías poco realizables. Su luz fue cobrando fuerza entre mis recuerdos, y en el comité asumimos como nuestra la oportunidad de un modelo terapéutico que fuera sostenible con las esencias del ser humano: menos medicamentos y más plenitud existencial. Vicente era sobre todo una luz que buscaba el crecimiento, y su lugar en el cosmos. Vicente era sobre todo un padre de familia. Su paciencia era tranquila, y su entendimiento fácil. Quizá lo que...

Leer Más

Homenaje

Atraed la justicia sobre mí! ¿Acaso no veis que estoy sediento? ¿Por qué extraña razón cerramos los ojos?”, parecía decir el pueblo español. Y Cervantes, erigido en talento de las Españas, concibió su Quijote. Cervantes supo dibujar la línea del horizonte, dotarla de edad, pero sobre todo supo encontrar un manantial de imágenes en el universo escaso de la creación; una senda. En el claroscuro de su celda, su alma se batió en duelo con los temores que asolan el porvenir de los pueblos, y voto a bríos que nunca se vio victoria más trabada. Es condición primera: todas las luces convergen en el infinito; tanto más la luz de la justicia. Es éste un valor que no se aprende en la falsa hegemonía que te dan las guerras, sino en la castidad del lenguaje; alfa y omega de toda patria que lucha por existir. ¡Oh, Cervantes! ¡Recaudador de voluntades! Si vieras las paridas que habitan en tu lugar, acaso te exiliaras en lo más profundo de la ínsula castellana y clamaras por su honor. Tierra cenagosa el espacio de las dudas, por eso agradezco tanto tu alud de certezas, que han acompañado mi crecimiento, acaso desmerecido. Su armadura eran sus ideales. “Es mejor hacer las cosas con cautela”. También de Sancho aprendí; esa luz que llega a deshora pero llega, con la precisión de un cronómetro. En estas...

Leer Más

La selección china

Son Ma Long, Fan Zhendong, Xu Xin, y Zhang Jike; os presento la selección china de tenis de mesa. Son los número uno, dos, tres y cuatro; la quintaesencia del ranking mundial en la actualidad. Nunca se vio tanta pólvora. Pura física, puro taller. Viéndolos jugar la final del campeonato del mundo por equipos contra Japón era como ver un tigre de bengala jugueteando con una pelota de trapo. (No os perdáis la mirada aprobadora y sapiencial de su maestro). Quizá la opción de la casualidad reconforte a los corazones más perezosos, pero a mí la experiencia me dice que estamos ante una mezcla perfecta de costumbre, disciplina y sacrificio. Y no lo digo por decir; recordad que por tres temporadas he sido discípulo del maestro alemán, de origen chino, Jiade Fang. Aunque en idioma inglés al principio, hemos representado juntos el entendimiento entre los pueblos, y las bondades del intercambio de culturas. La costumbre, o mejor dicho la falta de costumbre, es lo que hizo que no prosperara el bonito proyecto de la federación y el ICD de hacer escuela. La chiquillería no supo ver el lujazo que se presentaba a sus ojos, y media docena de jugadores no era suficiente para prolongar el esfuerzo. Por el contrario, en China es prácticamente un rito de paso presentarle los respetos al maestro y encomendarle al hijo para el aprendizaje...

Leer Más

Felicitarse

Percibo la salida, ¡pero es tan largo el camino! Por otra parte, ¿cuánto tiempo ha de pasar hasta que uno considera que ha cubierto una trayectoria? El pasado sábado, 1 de abril, en una discreta sala, en los coquetos locales que la Confederación Salud Mental España tiene en Madrid, ocurría una primera vez: era la vez primera que una persona afectada por un problema de salud mental tenía derecho a voto en una Junta Directiva. Treinta años han pasado para contemplar este suceso. No hay mejor lectura que el libro de los recuerdos. Eran días distintos, cuando disponía de amplias horas, ya que mi única ocupación eran las tres o cuatro sesiones diarias de tenis de mesa. Mi añorado Jesús Sanz, que cumplía su prestación en el Plan de Empleo con Acefep, le comentó a Chari, la monitora del programa de Ocio y Tiempo Libre, que tenía un amigo que gustaba de emborronar cuartillas con algo de cadencia. Rápidamente fui requerido por Chari para iniciar el taller de narrativa con los usuarios más osados (la revista SOMOS acababa de hacerse realidad). El ejercicio de la responsabilidad me hizo doblarle el pulso a la autoestima, y si he de hacer balance, os diré que el hecho de proponer ejercicios, de ejecutarlos a tiempo real con Juan Jesús, Mohamed o Eduardo, y de discernir el talento entre tanta amalgama, me catapultó...

Leer Más

El Recado

Un hilo de humo sobre la cabaña presume que el viejo escritor encendió la candela. Hasta allí han de llegar los jóvenes en ilusión en busca de enseñanza. El despertar del alma, como el abrir de las flores, es algo natural. El niño ve en el ave un ser alado, en el agua dulce el elixir de un mago, en el pez capturado el perfecto milagro. El niño era así partícipe del alma universal. Pero, ¿qué ocurre cuando entramos en la edad de la responsabilidad y no conocemos su sentido? Era así que el padre de Pepín se confió a la orientación de su vástago: “Ve a la cabaña del viejo, que ya conoces su camino, y pídele en concepto un poco de sal”. Algo arriba el arroyo de Calamocarro crece durante siglos el alcornoque, y allí se encaminó Pepín con el propósito de agradar a su padre, por otro lado gran amigo del viejo Ilaí. Ya en la cabaña, Pepín se presentó y distrajo su mirada en el ajuar de dentro. Ilaí, que lo observaba, le dijo: “Tres cosas tiene el humilde: agua, aire, harina y sal. ¿Qué necesitas?” Ilaí era un tipo canijo, algo dado a la escritura, a actuar con sus palabras, y su barba era blanca y gris y entre lazos. “O sea, que tú eres Pepín Sandía, el hijo. Veo en tu lenguaje que...

Leer Más

No es caridad

Es compromiso. No cierres los ojos pues son las puertas del alma. No vuelvas la mirada, pues es sigo de pereza. Acefep acude a su IV Gala Benéfica con un resultado sobre la mesa: hay naturales de Ceuta con un trastorno mental grave que se despiertan cada mañana con ganas de pasar el día. Al margen de victorias mayores, es un buen comienzo. A falta de un cambio en la filosofía del Estado sobre Salud Mental y en la distribución de recursos, el movimiento asociativo pro salud mental llena un espacio fundamental. Las ayudas que recibe se trasforman al instante en programas que buscan mejorar la calidad de vida de los usuarios, y le dan una proyección que puede llegar al medio plazo. (No queremos que nuestra gente se eternice en el taller de habilidades; queremos que recuperen la esperanza por un proyecto de vida estable). Es cierto. Es muy difícil la ejecución de la Estrategia del Estado en Salud Mental, el perfeccionamiento de las Unidades de Salud Mental y su correlación con los servicios sociales hasta la integración en la comunidad. Es una batalla mundial, pero hay algo que sí podemos hacer de un día para otro, y es cambiar la mirada. Ver en el otro, no sus limitaciones, si no sus potencias, sus ganas de vivir, su predisposición en el sacrificio, y su inocencia. Definitivamente, hay gente...

Leer Más

El espacio simbólico

Muchas veces me distancio de la vida que sucede alrededor y me refugio en mi mundo de dudas y certezas. Tan es así, que creo que estos mini retiros han condicionado mi persona desde mi más tierna juventud, hasta hacerla más ágil y más sincera. Ya en la sierra, el firmamento me sirve de espejo; ambos aspiramos al orden. Es curioso esto que pasa en mi sistema de pensamientos: puedo concebir la infinitud del espacio, en cambio, no puedo conciliar la idea de que haya algún ser que no ocupe lugar. Los libros que conforman la experiencia o la memoria ¿adónde descansan? Pasaron las calendas, las noches en el camino, y los estragos de la frustración, y al proyectar mi vista sobre las estrellas obtuve la solución: El contrario de la “infinitud” es el “espacio simbólico”, no es la “nada”. La nada implica la no existencia del espacio, y esto es imposible. Dicho de otro modo; la memoria, el saber, ocupan un espacio tan pequeño que bien puede pasar por simbólico. La nada ocupa un lugar simbólico, y eso es una contradicción; y la contradicción nos hace débiles. Y pasaron las imágenes de la historia, los traumas de las guerras, y la ingravidez de las teorías que forjaron mis pensamientos. Así hasta los días de hoy, donde me encuentro defendiendo una columna, combinando palabras hasta agradecer un atisbo de...

Leer Más
  • 1
  • 2

Buscador de artículos

Portal del Suscriptor

Acceso usuarios con cuenta

Fiesta infantil por la Pascua de la ruptura del ayuno
La Encuesta ¿Qué opina sobre las agresiones en centros de salud?
Rezo por el final de Ramadán con el deseo de que sea no laborable
Empieza el ‘Summer Camp’ de baloncesto
Vilal Ahmed y Susana Román revalidan el título en el Triatlón ‘Ciudad de Ceuta’
Graduación de la IV Promoción del Grado de Enfermería
Todo preparado para celebrar la Musal-la el lunes
Derroche de arte en el escenario
El Nervión se hace con el título en las dos categorías
Los ceutíes celebran la noche de San Juan