• Es una posibilidad que se está abriendo paso dentro del mismo equipo de Gobierno

  • En ese conjunto estarían fuera las dos polémicas promociones de Loma Colmenar: las 170 y las 317 VPO

Es una verdadera ‘patata caliente’, pero el Gobierno ceutí sabe que más pronto o más parte no tendrá más remedio que decidir poner a la venta gran parte del conjunto de viviendas protegidas donde aún tiene la obligación de su mantenimiento. Por supuesto, no es una labor fácil, porque, en la actualidad, estamos hablando de que la Ciudad Autónoma aún está obligado al mantenimiento en viviendas que llegan aproximadamente a las mil cuatrocientas. Pero, por supuesto, se debe diferenciar en estos momentos, a un grupo de unas quinientas donde es imposible que se pudieran vender, porque resulta que nos encontramos con el problema de que existe un acuerdo plenario donde se decidió que las promociones de VPO iban a ser en arrendamiento. Hablamos de un 33% aproximadamente. En concreto, las dos últimas promociones que se entregaron en Loma Colmenar, las de las 170 VPO que han protagonizado la mayor parte de las actuaciones del ‘caso Emvicesa’ y por otro lado, las 317 que puso la mecha en las distintas denuncias presentadas cuando se publicó la conocida ‘lista fantasma”. Sin embargo, aún quedarían por ahí una serie de promociones, donde, en primer lugar, el Gobierno debe decidir cual es su futuro. Por ejemplo, hablamos de las viviendas para jóvenes que están situadas en la calle Serrano Orive. Una promoción donde se desconoce si al final se venderá a quienes habitan en la misma, porque no olvidemos que la promesa que se les hizo en su día era que se venderían a quienes las ocuparan. Luego, resultó que el Ejecutivo pudo recuperar unas cuatro o cinco casa que están pendiente de ser adjudicadas, una vez que haya de verdad una solución. En manos de la Ciudad Autónoma también está una promoción situada en Villa Jovita, al igual que determinadas casas situadas en numerosos lugares de nuestra ciudad. Dos barriadas que también están en manos del Gobierno y que ya tienen muchos años como las de Juan XXIII y las de Príncipe Felipe serían de las más complicadas a la hora, desde luego, de lograr algún tipo de solución definitiva. Y es que no olvidemos que por la antigüedad de las mismas han existido muchas transmisiones entre unas y otras. Y una de las primeras premisas que se debería resolver es que será, en la práctica imposible, venderla a la primera personas que resultó adjudicatarias. Algunos expertos apuntan a que no quedaría más remedio que acordar en el pleno algún tipo de amnistía y transmitirla a quienes ahora se encuentren en el interior y puedan justificar, de alguna manera, la compra a un anterior adjudicatario. Pero igualmente se encuentran en los servicios técnicos de la Ciudad con un problema y es la falta de personal para realizar una depuración, por ejemplo, de quienes ocupan las viviendas de Juan XXIII o Príncipe Felipe en su caso. Para ello, debería existir que esa voluntad política que parece va encontrando hueco en el equipo de Gobierno se traduzca en una decisión formal y preparar a un equipo multidisciplinar que se encargara de la realización de estas actividades. Porque una de las razones que se exponen para llegar a la solución de vender gran parte de ese patrimonio inmobiliario es el alto coste que para las arcas de la Ciudad tienen las mismas porque el mantenimiento de todas las averías que se produzcan en su interior corresponde el arreglo a la Ciudad Autónoma.

Las claves

Mantenimiento

La Ciudad tiene a su cargo unas 1400 casas

El Ayuntamiento es responsable del mantenimiento de unas mil cuatrocientas viviendas, algunas de las cuales con mucho tiempo de antigüedad.

Idea Venderlas a sus moradores

Una de las ideas que está manejando el Ejecutivo del presidente Vivas es vender parte de este patrimonio, porque el gasto en el mantenimiento es costoso para las arcas municipales.

Promociones

Dos de Loma Colmenar están exentas

De ese conjunto de casi mil cuatrocientas viviendas, unas quinientas están exentas porque ahora mismo se encuentra en régimen alquiler para todos sus ocupantes. Hablamos de las dos polémicas promociones de Loma Colmenar. Por un lado, las 170 y por otro las 317 VPO.

Personal

Un grupo específico para trabajar en el programa

Se necesitaría un grupo específico de varios departamentos para formar un equipo que se encargara de la puesta al día de las personas que ocupan las viviendas que se quisieran vender. .