• El trabajo en equipo alcanza las metas del proyecto de intervención comunitaria intercultural de Cruz Roja en su tercera edición. Ayer se clausuró la Escuela de Verano

La III Escuela Abierta de Verano ‘Educando en convivencia. Participa, convive y construye tu barrio’ puso ayer el broche del final de esta edición con una fiesta en la que cientos de participantes fueron parte activa de las actividades organizadas por más de una treintena de asociaciones integradas en el proyecto.

Desde que echó a rodar hace ya tres años se han cumplido muchas metas y el objetivo de este año también se ha alcanzado. La coordinadora de la línea socioeducativa del proyecto, Lucía Galán  lo confirmó: “Quisimos mejorar el éxito educativo a través de la participación familiar tras haber realizado un diagnóstico previo y comprobar que había que trabajar las causas del fracaso y el abandono escolar”.  Resultado del proyecto fue la creación de un espacio de relaciones familiares donde todos los agentes educativos son parte activa y que entre otras acciones impulsó la creación de una AMPA en el colegio Príncipe Felipe. “Será el próximo año cuando ese espacio tome más protagonismo y realice más tareas”.

En la jornada de clausura de ayer, se contó con personas que viven o trabajan en Ceuta para mostrarse y mostrar al resto del municipio el orgullo de pertenecer a un barrio que trabaja cada día por superarse. Estas actividades se desarrollan bajo el lema ‘Yo soy Ceuta’ porque todos creemos en una sociedad plural más activa.

Estuvo presente la Policía Nacional acaparando gran protagonismo entre los más pequeños curiosos por conocer el trabajo de los agentes. También hubo personas de la tercera edad pertenecientes al programa de mayores de la Cruz Roja, el AMPA con un participación activa que demuestra el empoderamiento de sus integrantes y los residentes en La Esperanza.

La Plaza de Bermudo Soriano fue el escenario durante toda la mañana de las actividades realizadas relacionadas con el arte, el medioambiente y los hábitos de vida saludable: gincana acuática, torneo de fútbol y tenis, talleres de manualidades, talleres de prevención e información, pinta caras, taller de chapas, juegos populares, pintura en familia, exposiciones de arte y actividades circenses.

Hubo también Futbolín Humano, Zumba en Familia, Desfile Intercultural de diseños realizados por las propias madres de los escolares durante todo el año y una gran fiesta final de la espuma.

“Todas estas actividades tienen un carácter intercultural, intergeneracional e inclusivo y están abiertas a todos los vecinos de Ceuta, siendo los niños los principales destinatarios”, explicaron desde Cruz Roja. Además la entidad quiso recordar que  la Escuela Abierta de Verano es posible gracias al trabajo e implicación de vecinos de forma anónima, entidades y asociaciones y administración pública, involucradas en el proceso comunitario que estamos construyendo en los barrios de San José-Hadú y La Almadraba.

Más de 40 grupos y organizaciones ciudadanas de Ceuta promueven una actividad comunitaria de fomento de la convivencia intercultural y la participación ciudadana. Su puesta en marcha ha sido posible gracias al esfuerzo colectivo de diversas entidades, administraciones, asociaciones ciudadanas y vecinos y vecinas de San José-Hadú y La Almadraba siendo la Obra Social de La Caixa clave para su puesta en marcha.