• El cantaor actuó ayer en el patio de Armas de las Murallas Reales como clausura del 46º Festival de Flamenco de Ceuta

La clausura de la 46ª edición del Festival de Flamenco ha tenido como protagonista a una de las voces nacionales más reconocidas de la copla y el flamenco, Miguel Poveda. El cantaor catalán se desgarró en la noche de ayer y dejó al público ceutí con los sentimientos a flor de piel.

Con más de 800 entradas vendidas, Poveda se convirtió en el cabeza de cartel de esta edición del Festival Flamenco. El intérprete ya visitó la ciudad en 2013 para ofrecer un concierto en el Auditorio del Revellín y, cuatro año después, regresa para dejar otro pedacito de su concepción de arte y música a este lado del estrecho.

Pasadas las diez y media de la noche, el escenario se llenó de la presencia de Poveda, quien saludó agradecido a los asistentes en el patio de Armas de las Murallas Reales justo antes de iniciar uno de los conciertos más sentidos del artista. “Ceuta es una ciudad que tengo que visitar más a menudo”, comentó el vocalista a un público entregado a los aplausos ante el halago. La primera nota del primer ‘quejío’ demostró el porqué de su reconocimiento en el mundo del flamenco. Durante la velada interpretó temas dedicados al amor, al desamor, a la pasión y, en definitiva, al amor por el arte.

El artista quiso recalcar también la importancia de mantener la tradición del flamenco, sobre todo en Ceuta, “por donde han pasado los mejores cantaores y bailaores de flamenco”, como manifestó Poveda entre tema y tema.

No estuvo solo, ya que contaba con su habitual banda haciéndole coros y dándole ritmo. Tres vocalistas y un guitarrista se sumaron al artista en el escenario para acompañarlo en el compás de sus interpretaciones.

Tras los primeros temas llegó, para alegría de su público, el momento de hablar con su gente, con sus seguidores. “Gracias por gastar vuestro dinero en consumir cultura, que es lo que más engancha”, manifestó Poveda ante los espectadores. También afirmó llegar por tercera vez a la ciudad para entregarse “en cuerpo y alma”. Y así hizo.

‘Recital del cante’ fue una actuación distinta dentro del cartel de actuaciones del festival pero, tal y como dejó notar el público minutos antes del recital, una de las más esperadas. A partir de las nueve de la noche las butacas se fueron llenando y la gente se impacientaba por que diera comienzo el espectáculo.

Con Miguel Poveda se puso fin al 46º Festival Flamenco de Ceuta, que comenzó el pasado jueves y que trajo a la ciudad artistas de la talla de Rancapino Chico, Pedro El Granaíno, Esperanza Fernández y  Edu Leal,  entre otros. Del mismo modo, abre boca para el próximo 21 de julio con el desembarco en la ciudad de Pasión Vega y Noa, dentro de gira ‘Mediterráneas”.