• La banda italiana Piccola Ikona cierra esta noche el ciclo de conciertos con sus melodías mediterráneas

Cantan en una antigua lengua mediterránea, el ‘sabir’. Lengua del mar, de pescadores, que bebe de la tradición más milenaria de esta cultura. Y es que Piccola Banda Ikona rinde un tributo a lo que consideran “la cuna de la civilización”, el Mediterráneo. El grupo italiano cerrará el ciclo de conciertos del Festival ‘Sete sóis, sete luas’ está noche, a las 22.30 horas, en la Plaza Nelson Mandela.

Ellos son unos amantes del Mediterráneo y sus culturas, explica su guitarrista, Stefano Saletti, y su esencia la plasman a través de sus sonidos y letras. “La característica común que une a todos los componentes de la banda es la curiosidad por descubrir nuevos sonidos y lenguajes”, declara. Por ello investigan a través de la tradición italiana la de los otros pueblos que componen el Mediterráneo. “Creo que existe una unión muy fuerte entre todos los pueblos que han crecido alrededor de este mar. Todo ello está reflejado en nuestro último trabajo. Las letras reflejan los hechos que se suceden en el Mediterráneo hoy día. Desde las contradicciones hasta las esperanzas”, explica.

Y todo ello a través de una lengua que mezcla el italiano, el español, el francés y el árabe. “Tenemos en nuestro poder la oportunidad de hacer dialogar a una cultura abierta, muy diferente pero a la vez muy similar. Hoy se intenta dividir a los pueblos, poner entre ellos nuevos muros, esto es algo terrible, a través de la música debemos unir lo que la política quiere dividir”.

Y con sus letras y sonidos llegados desde todos los rincones de esta civilización, Saletti asegura que esta noche se disfrutará de un concierto cautivador y acogedor. “Queremos que el público lo viva como un viaje, como una experiencia del conocimiento a la riqueza de la música y de la tradición mediterránea”.