• La tradición de la salida del Pendón de la Ciudad se repitió con la entrega del mismo al comandante general que anunciaba el inicio de la procesión

  • Autoridades y Niños  vestidos de comunión desfilaron sobre las majestuosas alfombras florales dispuestas por las calles del centro

Centenares de niños que han recibido su Primera Comunión este año participaron ayer en la procesión de Corpus Christi. Precedió al desfile la celebración de dos ceremonias: una para los niños en el Santuario de Santa María de África y otra para los adultos en la Santa Iglesia Catedral. Ambos templos se llenaron y al finalizar la Eucaristía, los niños se incorporaron a la procesión con el Santísimo Sacramento para recorrer las principales calles del centro, entre ellas por la Avenida Alcalde Antonio López Sánchez-Prado (Gran Vía), que estaba adornada por una alfombra de flores estuvieron adornadas con una alfombra de flores, compuesta por cientos de docenas de claves rojos, amarillos y blancos y el contenido de una veintena de cajas de pétalos de rosas roja, que se colocaron sobre una arena de sílice de diferentes colores y helecho fresco picado. En esta estaban también representados los escudos de todas las cofradías de penitencia y gloria. El paso de la procesión por la Gran Vía fue a la vuelta. El cortejo procesional estuvo acompañado durante todo el recorrido por la Banda de Música de Ceuta que rompió el silencio y la solemnidad que inundaba las calles.

El Santuario de Santa María de África acogió una ceremonia para los niños, mientras que en la Santa Iglesia Catedral se celebró la de adultos. Ambos templos estuvieron repletos de fieles y cuando terminó la Eucaristía, los niños, que en muchos casos era la primera vez que se comulgaban tras recibir la comunión, se incorporaron a la procesión. En el desfile procesional destacó el blanco de los vestidos de las niñas y los trajes de los niños que han recibido este año su Primera Comunión vestidos de marineros. Todos desfilaron de manera muy ordenada y completaron la procesión con el Santísimo Sacramento que desfiló a ruedas.

Como es tradición, en la procesión participó una Unidad de Honores compuesta por una Sección del Regimiento de Caballería Montesa nº 3. Formó frente al Palacio de la Asamblea para recibir al comandante general,Sancho Sifre, y rendir honores al presidente Juan Vivas, quien entregó el Pendón Real al representante del estamento castrense para dirigirse a la Santa Iglesia Catedral. Tras la procesión y frente al Palacio de la Asamblea, el comandante general devolvió el Pendón Real al presidente, quien lo tremoló desde el balcón del Salón del Trono durante el desfile de la Unidad de Honores.

Por parte de la Administración local, las áreas que han estado implicadas son la Viceconsejería de Juventud, Deporte y Festejos, dependiente de la Consejería de Educación, Cultura y Mujer, Parque Móvil, Brigadas Verdes, Parques y Jardines, Policía Local y Almacén General. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía también participaron en el dispositivo activado para esta celebración.

Numerosos ceutíes acudieron a ver la procesión del Corpus Christi a su paso por las calles más céntricas de la ciudad autónoma en una tarde-noche azotada por un fuerte y bochornoso calor que no impidió a la ciudadanía arropar al cortejo hasta el final.