El Gobierno de la Ciudad se ha comprometido a convocar, antes de que llegue la Feria y, después, el letargo político de agosto, una Comisión en la que los grupos políticos con representación institucional tengan la oportunidad de analizar la conveniencia de ahondar en la reivindicación repetida de Caballas de buscar una fecha alternativa al 2 de septiembre para festejar el Día de la Autonomía.

El consenso entorno a las complicaciones para la actividad laboral y lectiva lleva aparejada esa fecha, inmediatamente después del retorno del periodo de vacaciones más extendido, es amplio. La validez del argumentario de la formación localista en torno a las reticencias que en una parte de la población supuestamente genera el 2 de septiembre, cuando el Rey Don Juan I y el grueso de la expedición lusitana a Ceuta regresan a Portugal “cumplidas todas las previsiones”, está más cuestionada.

“Si hace una década no hubo la sensibilidad adecuada y esta propuesta cayó en el vacío, felicitemos ahora a la Asamblea de Ceuta por haber sabido elegir una fecha decuada y confiemos en que la figura de Pedro de Meneses y la época que representa comiencen a ser reconocidas y valoradas”, concluyó en un texto manuscrito Alberto Baeza Herrazti hace 20 años su encendida defensa del 2 de septiembre como jornada  escoger.

Desde su punto de vista, ninguna mejor para conmemorar “el comienzo de uno de los periodos más prolongados de autogobierno que la Ciudad haya conocido jamás: durante 225 años la estirpe de los Meneses regentará en usufructo la Capitanía General hasta que, en 1640, al producirse la separación de Portugal, los ceutíes optaron por permanecer fieles a la Corona de España”.

Antes de llegarse a ese acuerdo, en enero de 1997, el Gobierno local instó a todos los grupos políticos a “remitir propuesta que se considere adecuada para la conmemoración del Día de Ceuta, así como justificación de la misma”.

Ceuta Unida se inclinó por el 28 de septiembre, que a su juicio reunía tres premisas básicas: “Ser una fecha festiva y reivindicativa al mismo tiempo”; “estar relacionada con nuestra historia de lucha por el autogobierno” y “no ser utilizada para recordar los enfrentamientos que han presidido nuestro camino hacia la Autonomía”.

El PSPC también respaldaba esa elección porque “aglutinaba” a las fuerzas democráticas del momento entorno al punto de partida de “las reivindicaciones autonómicas del pueblo ceutí”. Mercedes Medina, del Grupo Mixto, apuntó en el mismo sentido.

El que era consejero de Educación, Juan Jesús Barroso, apostó por el 30 de abril para conmemorar la jornada en la que Felipe IV había “confirmado los títulos de Noble y Leal a la Ciudad de Ceuta y le otorgó el de Fidelísima, admitiéndola definitivamente en el Reino de Castilla”.

El 5 de mayo de 1997, la Junta de Portavoces se reunió para tratar este y otros temas, siendo el PP el único partido a favor del 30 de abril. El cónclave se repitió en septiembre. Su acta, a cuyo contenido ha tenido acceso este periódico, transcribe que “habiendo indagado no solo en fuerzas políticas sino entre las fuerzas sociales de la ciudad, creen que existen razones más que suficientes para seguir manteniendo una fecha histórica lejana”, insistió en defender Barroso el 30 de abril frente al 28 de septiembre.

La negativa de la oposición no impidió que a los pocos días la propuesta gubernamental llegase a Pleno, donde “tras un extenso debate” fue retirada “para un mayor estudio”.

A la siguiente Junta de Portavoces llegaron nuevas propuestas: el 6 de octubre, el 2 de septiembre, el 13 de marzo… La finalmente elegida se alabó por significar “la fecha en la que por primera vez la Ciudad de Ceuta inicia su proceso en la historia moderna”.

Mustafa Mizzian reclamó que la señalada fuese acorde con “una ciudad multicultural y multirracial”, inclinándose por el 11 de agosto. Para García Ponferrada, que no se eligiese un día religioso ya era suficiente. “Si se aprueba el 2 de septiembre puede haber malentendidos con Marruecos porque tiene que ver con una conquista”, alertó Mizzian, que se quedó solo (se abstuvo) mientras PP, PFC, PSOE, CEU, PSPC y Grupo Mixto apoyaron la jornada que todavía sigue marcada en rojo como Día de la Autonomía.

Hace 21 años: no al 21 de agosto para no “ofender a un colectivo”

La Junta Rectora del Instituto de Estudios Ceutíes (IEC) ya analizó hace 21 años qué fechas podían ser propicias para “la celebración de la fiesta local conmemorativa de la Autonomía de la ciudad”.  Se contempló, por su “significación histórica”, el 21 de agosto de 1415 por la toma de Ceuta por las tropas de don Juan I de Portugal pero se concluyó que “a pesar de tratarse de una de las fechas más conocidas, no nos parece la más conveniente para fomentar una convivencia multicultural, ya que podría ofender a un colectivo étnico cuyo auge es notorio”. También por su importancia histórica se planteó el 1 de diciembre de 1640, el 13 de febrero de 1668 y el 11 de agosto de 1812, así como el 28 de septiembre de 1981, en este caso por su “significación autonómica” y autonomista en reivindicación de la Transitoria Quinta de la Constitución.

El IEC considera hasta once fechas posibles alternativas al actual 2 de septiembre

El último informe del Instituto de Estudios Ceutíes (IEC) contempla hasta once posibles fechas alternativas al 2 de septiembre como Día de Ceuta:

13 de febrero

Ese día de 1668 se firmó el Tratado de Lisboa entre España y Portugal que supuso la independencia portuguesa y el reconocimiento de derecho de Ceuta como ciudad de la Corona española.

30 de abril

Felipe IV rubricó en esa fecha de 1656 la Real Cédula que declaró a Ceuta, por su fidelidad en la rebelión portuguesa, “fidelissima Ciudad de Zeuta”. También se reconoció su derecho a participar en Cortes junto al Reino de Sevilla.

6 ó 9 de mayo

En 1811 las Cortes de Cádiz aprobaron una resolución reconociendo los servicios prestados por la ciudad como una más del Reino de Sevilla. Fue comunicada en fecha 9 de mayo de 1811 y conocida por la Junta de Ciudad en el Cabildo del 18 de mayo.

8 de mayo

Su raíz histórica está en la jornada de 1931 durante la que se aprobó el Decreto que dio a Ceuta circunscripción electoral propia para la elección de las Cortes.

21 de mayo

Alude a la fecha  de 1931 en que se aprobó el Decreto que creó una Delegación del Gobierno Civil terminando con los poderes gubernativos de Comandantes Generales y Altos Comisarios, reconociendo la supremacía del poder civil. Ceuta pasó a depender directamente del Ministerio de la Gobernación, segregándose de los poderes de la Alta Comisaría.

24 de julio

Ese día de 1812 tuvo lugar la última sesión de la Junta de Ciudad en la que se aprobó el juramento a la Constitución de ese año, que se fija el 2 de agosto y la elección de nuevo Ayuntamiento constitucional.

2 de agosto

Apela al día de 1812 en que tuvo lugar el juramento solemne de la Constitución en Ceuta.

11 de agosto

Se remite a la toma de posesión, ese mismo ejercicio, del primer Ayuntamiento Constitucional.

28 de septiembre

Fue la fecha  de 1981 en la que el Pleno del Ayuntamiento acordó por unanimidad elevar petición al Gobierno para que la Ciudad de Ceuta se constituyese en Ciudad Autónoma mediante la fórmula prevista en la Disposición Transitoria Quinta de la Constitución.

25 de octubre

Esa jornada de 1810 la Junta de Ciudad de Ceuta aprobó un memorándum dirigido a la Regencia y a las Cortes de Cádiz solicitando el voto en Cortes para Ceuta por  sus viejos privilegios y fueros.

1 de diciembre

En esa fecha de 1640 arrancó la sublevación de Portugal contra Felipe IV que daría origen a su independencia. Ceuta decidirá permanecer fiel a la monarquía española, a finales de ese mes, cuando la noticia llega a la ciudad.