• La Unidad de Mama y la del Dolor han perdido a un cirujano y a una anestesista respectivamente en el éxodo de especialistas.

  • Los traumatólogos que ocupen las plazas de los interinos puede que no den el perfil de hombro.

  • Suspendido el curso de politrauma porque se han ido tres de los cinco docentes, uno el director.

El colectivo de interinos que se declara afectado por el inminente concurso de traslados del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa) desveló ayer que la Unidad de Hombro del Hospital Universitario está “en peligro”. La razón es que los dos traumatólogos interinos que se ocupan del servicio están “preocupados con que pueden perder sus plazas” por el proceso de movilidad voluntaria –cuya publicación está prevista después del verano–. Ambos especialistas reconocen que están recibiendo ofertas de trabajo en Andalucía que les dan “mayor estabilidad laboral” que el futuro que, temen, les depara en Ceuta, y eso significaría dejar desatendida la Unidad de Hombro.

Los traumatólogos interinos del Hospital Universitario pensaban que estaban “más cubiertos” ante el concurso de traslados del Ingesa y atribuían las informaciones sobre el “riesgo” de perder sus plazas a los “rumores”. Con el paso de los meses, el colectivo de interinos tuvo constancia de las llamadas de “varios profesionales con el perfil que se espera, tengan su plaza en propiedad y quieran venir –a Ceuta– de traslado: profesionales de 50 o 60 años con posibilidad de ocupar una plaza bastante atractiva”.

Ingesa planteó a los sindicatos con los que negoció el proceso de movilidad voluntaria que saldrán a concurso de traslados alrededor de 50 plazas de especialista de Ceuta, de las cuales, cuatro corresponden con las plazas de los traumatólogos interinos de la Unidad de Hombro. Los profesionales que opten a sus plazas en el concurso de traslados y las consigan, “puede que no tengan perfil de cirujano de hombro porque no todo el mundo lo hace y, por eso, antes no se hacía en Ceuta”, argumentaron los interinos. De modo que, concluyeron, quienes ocupasen sus actuales plazas “no podrían ofrecer lo que estos traumatólogos están ofreciendo”. La plantilla de Traumatología está compuesta por ocho especialistas, de los cuales tres son propietarios y ninguno hace hombro; cuatro son interinos y hay un eventual.

Los interinos se desplazaron a Ceuta en un momento en el que los contratos en Andalucía eran, a su juicio, precarios. Sin embargo, ahora la autonomía vecina ofrece “posibilidades de interinidad” y la situación “se ha invertido”. Los traumatólogos especializados en hombro están ante la “duda” de si marcharse a pesar de que han hecho su vida en Ceuta y tienen proyectos ya que “apostaron por Ceuta y no se quieren ir”. En su opinión resulta “contradictorio” que Ingesa “obligue” a su colectivo a marcharse de la ciudad autónoma por los traslados y, por otra parte, la propia Administración “reconoce que existe una falta de médicos”.

Los traumatólogos expresaron su “ilusión” porque empezaron a tratar lesiones de hombro cuando, apuntaron los interinos, “antes no se hacía” y el paciente tenía que marcharse a la Península o bien un cirujano desplazarse a Ceuta a operar. Una implementación en los servicios que, después de tres años, valoraron que “cada vez va mejor”. Una satisfacción que comparten con la médico rehabilitadora del Hospital porque los resultados son “muy buenos” aunque, después, sus ánimos se han truncado ante la posibilidad de que otros profesionales ocupen las plazas que desempeñan en la actualidad. En definitiva,  consideran que su trabajo de estos años “cae en saco roto”.

La Unidad de Hombro, al frente de la cual están dos de estos interinos, se dedica a la artroscopia compleja como rotura de manguito, inestabilidades además de fracturas como la de clavícula e incluso pusieron prótesis de hombro, “algo que nunca se había hecho”. Eso principalmente en cuanto a hombro pero, por otra parte, se practicaron cirugías de mano como prótesis y tratamientos de fracturas complejas y luxaciones de la mano que “normalmente aquí no se habían hecho”. En el caso de que ambos especialistas se marchen, Ingesa garantizará que sus usuarios puedan someterse a estas intervenciones aunque, argumentaron los interinos, el paciente tendrá que trasladarse a la Península así como sus familiares con todos los trastornos que eso genera y donde, además, la institución sanitaria pueden encontrarse “con más problemas y puede ser más complicado”.

No es la única unidad hospitalaria afectada por ese éxodo. El cirujano que abandonó Ingesa hace una semana era uno de los integrantes de la Unidad de Mama, de modo que este servicio se queda sin uno de sus profesionales y, por tanto, la carga de trabajo es mayor. Por otra parte, la renuncia de una anestesista también ha mermado la Unidad del Dolor.

Ya no son conjeturas, es un problema real. Así resume el colectivo de interinos la renuncia del cirujano del Hospital Universitario hace una semana y que eleva la ratio de Ingesa a la pérdida de un facultativo especialista al mes en lo que va de 2017. Este último facultativo en marcharse era, además, director del curso de atención al politrauma que se ha suspendido. De los cinco profesionales que impartían esa formación, tan solo quedan dos, según fuentes próximas a la oferta formativa de Ingesa, ya que los tres restantes “se han ido en los últimos seis meses”. De retomarse, habría que determinar qué profesionales tienen los cursos para dar la formación.

Unos servicios de los cuales Ingesa “antes carecía”

El ‘éxodo’ de facultativos especialistas está repercutiendo en servicios puestos en marcha en el Hospital Universitario en los últimos años y de los cuales, hasta el desembarco de los médicos que ahora se perciben afectados por el concurso de traslados de Ingesa, “la sanidad pública local carecía”. El colectivo de interinos señaló que los 65 profesionales que emprendieron su cruzada por paralizar este proceso de movilidad voluntaria no son los únicos perjudicados, sino que advierten de un escenario en el cual se dejen de cubrir o atender desde determinadas unidades que se vienen creando en los últimos años para la mejora de la asistencia a los pacientes.