• Este ceutí de 65 años, que aporta un parte de lesiones, explica que llevaba en la mano café y un paquete de galletas

Son muchas las quejas públicas y los vídeos que desvelan actuaciones cuestionables de las fuerzas de seguridad españolas que, en el entorno fronterizo, impiden la salida a Marruecos de peatones con bolsas que contienen compras para uso familiar. Sin embargo, no todos se atreven a dar un paso al frente y reclamar sus derechos formalmente ante los presuntos abusos cometidos por agentes.

El ceutí Abdelmesid Abselam Mesoud, conocido en la ciudad autónoma por haber trabajado 40 años en el sector del taxi, la licencia 111, manifestó ayer ante el Juzgado de Guardia que este jueves fue víctima de uno de estos atropellos y ha interpuesto una denuncia por los hechos que relata en su declaración. Este jubilado aseguró haber sufrido un “empujón” de un guardia civil que prohibió su entrada en la Aduana hacia Marruecos cuando portaba “una bolsa de plástico en la que llevaba café y un paquete de galletas”. Un “gran ejemplo de lo que tenemos que aguantar en Ceuta día a día; vergonzoso e indignante el comportamiento de este guardia civil”, lamentó Abselam. Los detalles de su testimonio hacen que los hechos sean “intolerables”.

Este hombre de 65 años indicó que uno de los agentes en la rotonda de la frontera “le dio un fuerte empujón que casi le tiró al suelo” y “también le insultó el funcionario diciéndole ‘que usted no pasa porque no me sale de los cojones”, como recoge la denuncia formulada ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº1. Abselam se marchó a Urgencias, donde Ingesa le expidió un informe médico de lesiones en el cual figura que sufrió un “latigazo cervical tras empujón” ocasionado por “agresión” y con pronóstico “moderado por sus antecedentes de hernias discales”.

Este jubilado se dirigía al país vecino en coche cuando, después de una hora y media de espera al volante sin que la cola se moviese, decidió aparcar el vehículo en Loma Colmenar y salir andando con la bolsa que contenía tres productos. Antes de la llegada a la rotonda, en torno a las 13.15 horas de este jueves, en una zona cercana a la cafetería, “dos funcionarios de la Guardia Civil se negaron a dejarle pasar por lleva esa bolsa, diciéndole que se tenía que poner en cola con los ‘porteadores”, según figura en la transcripción de la denuncia.

Ante la negativa de los guardias que apunta Abselam, este titular de DNI español “le pidió explicaciones y le quiso enseñar lo que llevaba en el interior de la bolsa, cuando uno de los agentes le dio un fuerte empujón” con las consecuencias ya descritas de “falta de respeto” y “otros insultos” que desestimó reproducir. El funcionario de la Guardia Civil “le pidió el pasaporte y le dijo que le iba a denunciar y el dicente se lo exhibió”.

Con posterioridad, añadió, acudió al puesto fronterizo para hablar con el jefe del Servicio para pedirle el número del agente pero, criticó, “me dijeron que estaba de vacaciones”. Abselam se preguntó cómo pueden “dar el uniforme” a personas “sin educación” y aseguró que estos incidentes son diarios. Los usuarios de las redes sociales se han volcado con el caso de este ex taxista ceutí y han aportado otros testimonios graves.