Ceuta todos los días, sí o sí, termina bloqueada por el tránsito de vehículos. Dan pie a una situación que afecta a todos y que afea las gestiones que están llevando a cabo las administraciones. Hoy, el portavoz de la Ciudad, Jacob Hachuel, ha defendido lo que se está haciendo, mientras la Delegación, que es la competente en la materia, calla. De nuevo se ha referido a chantajes y pulsos.

“La sensación es que nos están echando un pulso y no lo van a conseguir. No tiene sentido que antes pasaban miles de porteadores por el ‘Tarajal II’ y ahora 1.200 mientras que se colapsa la frontera. Están intentando reventar el sistema, ese entramado pseudocomercial bien organizado para que todo esté desorganizado”, ha expuesto Hahuel a los medios de comunicación al término del Consejo de Gobierno.

Insiste la Ciudad en que no están de brazos cruzados, en que buscan soluciones y advierte de que ante la próxima OPE y Ramadán la situación podrá empeorar.

“Los que se dedican a reventar aprovechan las fechas. Se tendrá muy en cuenta esta situación. Continuamente intentamos arreglar lo que sucede pero es difícil. El fin último es restringir el negocio del bulto, pero somos más lentos que los que tienen negocios irregulares”.