• Su presidente recuerda que Ceuta es un “área de difícil cobertura” que requiere incentivos

Cardiología, Psiquiatría Infantil, Anestesiología… Son algunas de las especialidades médicas donde la ‘fuga’ de facultativos se ha dejado notar en los últimos meses. Y puede que no sean las últimas. El Colegio Oficial de Médicos de Ceuta teme que esta pérdida de capital humano no acabe con los 17 médicos que en los últimos tiempos se marcharon a la Península y de la que se hizo eco este periódico a mediados de abril.

El presidente de este órgano colegial, Enrique Roviralta, advierte de que a más especialistas les ronda la idea de abandonar el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria en Ceuta (Ingesa) porque están recibiendo llamadas de distintos hospitales y centros sanitarios de Andalucía reclamándoles para cubrir puestos. Detrás de esta sangría de profesionales se encuentran las ofertas laborales que está haciendo el Servicio Andaluz de Salud (SAS) fundamentalmente, comunidad autónoma de la cual procede la mayoría de los médicos que están abandonando los puestos, un frente al que se suma el de la jubilación de los doctores. “Estos dos factores van a hacer que la situación se torne más difícil de lo que ya es”, manifestó con preocupación este portavoz del colectivo.

En sintonía con el Colegio hermano de Melilla, Roviralta se refirió a ambas ciudades autónomas, Baleares, Canarias y Aragón como áreas de difícil desempeño o cobertura, como ya quedó patente en una Asamblea de presidentes del Consejo General de Colegios de Médicos de España. “Hay que ser imaginativos y competitivos para conseguir, primero, que los que están no se vayan porque luego es muy complicado cubrir esas vacantes; y, segundo, lograr que vengan nuevos facultativos que den una asistencia de calidad que es lo que el paciente de Ceuta se merece”, reflexionó Roviralta.

Los Servicios Centrales de Ingesa anunciaron que preparan una serie de medidas que están promoviendo a nivel Madrid y que el Colegio de Ceuta “apoya y secunda porque, en definitiva, son en beneficio de la sociedad”. Por su parte, el órgano colegial ceutí propuso algunos incentivos que, a su juicio, pueden cumplir con este cometido aunque reconoce que es una tarea difícil.

Propuestas de incentivos

Dar estabilidad laboral al personal sanitario

El Colegio de Médicos apuesta por la convocatoria de ofertas públicas de empleo con periodicidad bianual para ofrecer cobertura de plazas con carácter fijo porque, en igualdad de condiciones, el profesional puede decantarse por una interinidad en la Península antes que en Ceuta si es natural o se ha formado, por ejemplo, en Andalucía.

Resolver la acreditación de la formación

El órgano colegial está paliando esta situación hasta la firma definitiva de un acuerdo o norma que permita al profesional en Ceuta o Melilla formarse con una acreditación oficial porque, de cara a participar en unas oposiciones o un concurso de traslados, puede tener problemas. Además, propuso facilitar rotaciones en centros externos mediante convenios con universidades y fomentar a quienes quieran impulsar su faceta docente e investigadora.

El desarrollo profesional pleno del médico

Roviralta recordó que se han dado casos de especialistas que están a gusto en Ceuta pero que no han podido desarrollar una parcela profesional y, por este motivo, se han marchado a la Península. El Colegio apoya que Ingesa potencie la formación poniendo a su alcance las últimas tecnologías, técnicas quirúrgicas y medios diagnósticos para que pueda desarrollar su especialidad en condiciones de igualdad con otros centros hospitalarios en beneficio del paciente.

La ampliación de la oferta formativa MIR

El presidente valora la posibilidad de acreditar otras especialidades de modo que, si los facultativos se forman en Ceuta, pueden optar por permanecer en la ciudad.

Sanitarios se sienten fiscalizados por Hacienda

El Colegio de Médicos declinó pronunciarse sobre la presunta persecución de Hacienda que denuncian profesionales sanitarios que ejercen en la ciudad. Este colectivo se siente fiscalizado por el supuesto exceso de celo en las indagaciones sobre cuándo visitan la Península. Algunos profesionales que acuden a Ceuta a trabajar explican que, como vienen a la ciudad con un contrato de un mes, mantienen su residencia al otro lado del Estrecho y, luego, son penalizados por Hacienda.