El mismo presidente Vivas dejó un espacio dentro de su discurso para referirse al ‘caso Emvicesa’ señalando que “no nos gustan los juicios paralelos, en democracia la legitimidad para juzgar y condenar, con las debidas garantías, sólo la tienen los jueves. De acuerdo con este principio, creemos que se está haciendo lo correcto, colaborar con la Justicia y respetar sus decisiones”. Defiende que “la prudencia y la responsabilidad no debe entenderse como una actitud contraria o reacia al debate. Hemos dado la cara y la seguiremos dando cuentas veces haga falta”.

Sí manifestó que, por supuesto no es un asunto para sacar pecho, pero que tampoco se puede olvidar que fue el Gobierno quien, en junio de 2015, tomó la decisión de frenar todo lo que estaba relacionado con la que posteriormente se conoció como lista fantasma, “soportando tensiones, presiones y abucheos”. Siguió relatando que también su Ejecutivo puso en conocimiento de los Juzgados “unas prácticas que considerábamos irregulares y sospechosas y fue este Gobierno quien instó, en el seno de la Comisión de la Vivienda, como alternativa a dicha lista fantasma, un procedimiento de adjudicación basado en el sorteo y la transparencia”· Todo este conjunto de decisiones, en opinión del mismo presidente Vivas, “puso a prueba la valentía de quienes las tomaron, secundaron y defendieron. Decisiones que, por otra parte, han tenido un papel desencadenante para que la justicia cumpla con su tarea de instruir, investigar y desvelar”.