Aprovechando un símil habitual en el argumentario de Vivas, el del barco y el capitán, Ciudadanos alertó ayer al presidente de que “pretende ser un buen capitán y no se entera de lo que pasa en el barco, que por lo visto hace tiempo que hacía aguas aunque usted no se haya enterado, y ni Ceuta ni los ceutíes pueden prosperar con ustedes, simplemente, aguantando”. “Ni Ceuta ni los ceutíes”, concluyó Javier Varga, “merecen hundirse con usted”.

El portavoz de la formación naranja puso la seguridad ciudadana y la frontera como paradigmas de la deriva negativa de Ceuta: “El Tarajal ha pasado de ser un espacio de oportunidad a uno colapsado cuatro días por semana, profundamente peor y con importantes consecuencias económicas y sociales para Ceuta y para lo que somos”. Además, subrayó que “a este lado de la frontera permiten ustedes cosas que no se consienten al otro”, responsabilidad a su juicio tanto del Gobierno local como de la Delegación, , a cuyos titulares pidió que, en vez de intentar cambiar el Tratado de Schengen, “hagan valer una voluntad política suficiente para tener recursos humanos y materiales suficientes para hacer cumplir lo establecido, como la imposibilidad de pernoctación para no residentes del país vecino”.

“Cuando cabría esperar que un capitán veterano, con años de experiencia, fuera la mejor garantía para iniciar una travesía complicada nos encontramos con una ciudad que navega sin ningún rumbo, completamente a merced de las circunstancias esperando que algún año nos alcancen mejoras”, resumió con escasa esperanza en ello.