• El PP pide a la oposición que reconozca el avance de Ceuta pese a los problemas y retos pendientes

La primer sesión del Debate sobre el Estado de la Ciudad, cita anual retrasada este año tras el terremoto generado por el ‘caso Emvicesa’, que se llevó por delante a dos diputadas-consejeras del Ejecutivo local, terminó ayer tras más de seis horas de “ladrillo”, monólogos encadenados sin apenas discusión fresca y directa, con el presidente Vivas citando a la oposición en Aristóteles, que situó la virtud en actuar en el justo término medio entre dos actitudes extremas.

Ni tanto ni tan calvo. Ni perfectos ni pésimos. Carreira fue el primero en llamar a la mesura a los portavoces de PSOE, Caballas, MDyC y Ciudadanos: “No lo hemos hecho todo bien pero tampoco todo mal. Incluso el PSOE, que ha sido malo malísimo y dejó este país hecho unos zorros, hizo cosas bien”, razonó el portavoz del PP, que a diferencia de ejercicios anteriores esta vez no renunció a apoyar al presidente, que intervino en nombre del Gobierno.

Dieciséis años después de tomar el timón de la Ciudad Autónoma, Vivas prolongó la línea argumentativa de su consejero de Medio Ambiente: “No estamos satisfechos pero tampoco se nos puede crucificar porque si hay que medir la fortaleza de una economía en la capacidad para generar empleo el indicador irrefutable son las altas en la Seguridad Social y hoy en Ceuta hay 1.400 personas trabajando más que en 2008 y 6.000 más que en 2001”, ejemplificó.

“Es verdad que no tenemos controlados nuestros 19 kilómetros cuadrados”, tomó la palabra al socialista Manuel Hernández, “pero yo creo que con el concurso de todos Ceuta ha cambiado y mejorado en infraestructuras urbanas, en equipamientos, en servicios básicos…”.

El presidente “tendió la mano” a la oposición en el que se presentaba como una de las citas políticas más crudas de su trayectoria en la Cámara, 5.000 folios de ‘caso Emvicesa’ en los cargadores de la oposición sobre sus posiciones, para seguir avanzando, para perseverar en lo que, dijo, ha sido su único afán: “Que los ceutíes sean iguales en todo” al resto de los españoles.

Al PP le atacaron por dos flancos inmediatos, el de la corrupción que se intuye en la adjudicación de viviendas y la presunta debilidad del encaje institucional de Ceuta como Ciudad Autónoma, y otros históricos: el paro que no decrece, el desarrollo económico que no despega, la frontera convertida en un caos, las barriadas “olvidadas”, las necesidades sociales, la “brecha social” que no se sutura…

Frente a todas esas invectivas, Carreira y Vivas esgrimieron la evidencia de seguir respaldados por “la mayoría” de los ceutíes, que encuentran en el PP “tranquilidad”, y la convicción de seguir teniendo “muchas más propuestas e iniciativas” que la oposición, a la que reprobaron una crítica que no encuentran constructiva más allá de buscar la “destrucción” de la imagen del presidente, que dejó abierta la puerta a retirarse dentro de dos años: “Decidiré”, avanzó, “no por intereses personales ni partidistas sino pensando en el interés general de Ceuta, por la que llevo trabajando 40 años en esta casa, ya que si me sintiera un lastre para la ciudad lo dejaría ahora mismo”.

“Estamos básicamente de acuerdo en el diagnóstico de los problemas pero hay dos maneras de afrontarlos y la nuestra es hacerlo con seriedad, rigor, asesoramiento de expertos y elevando a la consideración de la opinión pública propuestas razonables, viables y realistas, no culpando al Gobierno, lo que simplifica el remedio: quitarlo”, delimitó el debate con sus interlocutores Vivas, que acusó a la oposición de pretender “la cuadratura del círculo”.

Su llamada al entendimiento no encontró eco en toda la oposición. Varga aprovechó su segunda intervención para reiterar que, para Ciudadanos, “el PP carece de proyecto económico o social y de proyecto de ciudad”. “No sabemos qué Ceuta quieren más allá de seguir gobernándola la próxima legislatura”, lamentó el diputado ‘naranja’, que animó al presidente a “podar” el árbol de la Ciudad. “Todo jardinero sabe que de vez en cuando es necesario para que rebrote, quitarle piezas enfermas y tome la dirección adecuada”, apuntó.

La portavoz del MDyC, Fatima Hamed, hizo hincapié en que el PP no ofrece el “proyecto ilusionante” que a su juicio necesita Ceuta y Ali, de Caballas, reprochó al presidente su “victimismo”: “No le pega ese papel porque no cuestionamos que la frontera, la inmigración o el paro sean culpa suya sino su falta de acción y actitud para afrontarlos”, distinguió resaltando algunos asuntos clave para su crítica como la apuesta porque Tragsa haga sin licitaciones buena parte del Plan de Inversiones o la “sumisión” del Ejecutivo “y la institución” a “los intereses de otras Administraciones como la Delegación o el Ministerio de Defensa”.

Vivas, que repitió que no quiere competencias de Educación y Sanidad, tildó de “fobias típicas de Caballas” ambas críticas y resaltó que la “falta de credibilidad” que le imputó el localista “es una apreciación subjetiva que en todo caso corresponde determinar a la ciudadanía”. A Hamed le replicó que “nosotros también estamos de acuerdo en fomentar la igualdad de oportunidades, en que es mejor dar la caña y enseñar a utilizarla que entregar el pescado a quien lo necesita pero no en que el subsidio y la ayuda no tenga ningún límite presupuestario”.

Del PSOE el presidente y el Grupo Parlamentario que le respalda recibió reproches por la política económica y de seguridad que mantiene, aunque Vivas apostó por recordar a los socialistas que ellos saben, porque también han gobernado, que “hay cuestiones como las de seguridad, frontera o Estado” que deben sacarse del debate partidario y enmarcarse en una lealtad política responsable.

Vivas afea a MDyC y Cs su “apoyo” a la ‘lista fantasma’

Atacado de forma casi continua por el ‘caso Emvicesa’, como era de prever, Vivas y Carreira, en nombre del Gobierno y del PP, no rehuyeron el toro. “Sería absurdo no hablar de un hecho penoso y lamentable que está escandalizando a la ciudadanía pero hace falta un poco de altura para hacer lo que se debe, para no aprovechar este asunto para acabar con el contrario porque no creo que aquí haya nadie que le tenga la misma repugnancia que yo a la corrupción”, dijo el presidente, que subrayó que “en junio de 2015 fue el Gobierno el que decidió abortar la ‘lista fantasma’, denunciar en el Juzgado hechos irregulares y altamente sospechosos y poner un procedimiento de sorteo limpio, claro y transparente pese a que no encontramos mucho apoyo e incluso hubo dos grupos, MDyC y Cs, que defendieron a capa y espada la ‘lista fantasma”, afeó a los dos minoritarios, cuyos portavoces, Javier Varga y Fatima Hamed, negaron haber hecho tal cosa. A toda la oposición preguntó por qué le acosan sin mirarse en el espejo: “¿A ustedes no les llegaba el runrún? ¿Ustedes qué hacían? Desde 2011 hasta 2015 no trajeron ni una interpelación, pregunta o censura. ¿No les llegaba el runrún?”.