• Las rotaciones marítimas suspendidas pusieron en evidencia, de nuevo, el aislamiento de la ciudad. Ni el ‘Passió’ pudo efectuar las conexiones ayer

El temporal obligó ayer al cierre del puerto imposibilitando las rotaciones y, por tanto, dejando Ceuta aislada nuevamente. Las tremendas olas, no obstante, parecieron no asustar a varios jóvenes que se decidieron a practicar surf en Benítez así como a los buques mercantes que seguían con sus trayectos aunque con cierta complicación.

El mar embravecido vino acompañado de las rachas de viento que dieron trabajo a los Bomberos, ya que tuvieron que efectuar varias salidas para comprobar carteles publicitarios que amenazaban con desprenderse o techados.

La evolución del temporal marcará la decisión que adopten los capitanes de reanudar las conexiones con Algeciras en el día de hoy. El ‘Passió per Formentera’ solo pudo realizar la última conexión en la noche del miércoles, quedándose en el puerto debido a lo complicado que podía suponer la reactivación de los trayectos.

La flota pesquera quedó amarrada en el puerto, siendo este año uno de los peores por la cantidad de suspensiones que han sufrido.