El Pleno ha aprobado la intensificación de la formación necesaria al personal de emergencias de la Ciudad sobre violencia de género, a petición de MDyC después de que su portavoz, Fatima Hamed, haya expuesto el incremento en un 78% de las denuncias en un año y la necesidad de que el personal del 112, que “son los que tienen contacto inicial con las víctimas” al realizar las llamadas “estén preparados”.

La propuesta no ha estado exenta de polémica, coprotagonizada por la propia Hamed y el consejero de Gobernación, Jacob Hachuel, al advertir a la líder de MDyC que no hiciera “juego político” con estos casos ya que el personal del 112 estaba perfectamente preparado para atender estas y otras llamadas. Incluso han recibido un curso del Colegio de Psicólogos para saber soportar la tensión de las llamadas que reciben.

Hamed, visiblemente dolida, le ha tenido que recordar que ha habido un caso en el que una víctima llamó y el operador que le respondió le dijo: “Salga usted por la puerta y vaya a comisaría”, estando el maltratador allí. “En la práctica dejan mucho que desear”, ha denunciado, “por eso le pedimos” esto. “Nos importa un rábano las medallas” que tengan “mientras siga habiendo víctimas y amenazas”, ha reseñado, advirtiendo que urge una mayor coordinación con las fuerzas de seguridad del estado.

Hachuel le ha recordado que hubo un caso que terminó apartando del servicio a un operador y le instó a no criminalizar a un colectivo por el comportamiento de una persona, instándole a que de tener conocimiento de hechos que sucedan dé parte porque el objetivo es que no se cometan fallos.