• Operarios de varias entidades trabajaron en la retirada de la gran rama que el viernes se desprendió de un ficus de los Jardines de la Argentina

Trabajadores de Parques y Jardines y de las Brigadas Verdes dieron comienzo ayer a las tareas de  retirada de una gran rama que el pasado viernes se desprendió de uno de los árboles centenarios de los Jardines de la Argentina.

El desprendimiento se produjo el viernes sobre las 20.30 horas y, a pesar de lo que pueda parecer, la causa del mismo no se ha debido al fuerte temporal que ha aquejado la ciudad durante los últimos días. “Ha sido una cuestión de la propia estructura del árbol que no ha soportado el peso porque la rama alcanza el metro de diámetro”, explica el gerente accidental de Obimasa, Antonio Muñiz.

Técnicos de Obimasa, junto al responsable de Parques y Jardines, se trasladaron, tanto el sábado como el domingo, hasta el lugar para estudiar la situación y llegar a una conclusión. “No ha sido problema de podredumbre, el árbol se encuentra en perfecto estado, pero las ramas estaban desgajadas. La caída se hubiera producido antes o después e independientemente de si hay o no temporal”.

El ejemplar es un ficus microcarpa que tiene una antigüedad de casi cien años, fue plantado en 1928, según apuntan desde Obimasa y es uno de los grandes árboles de estos emblemáticos Jardines de la Argentina.

Las tareas implican cierto riesgo y dificultad debido a que parte de la base de la rama cayó sobre otro árbol, mientras otros trozos terminaron desprendiéndose sobre el suelo.