• Un gol en el descuento deja al Goyu B casi sin opciones de salvarse

El Goyu-Ryu B dio un paso atrás casi decisivo para perder la categoría, ya no sólo por la distancia con el Siempre Alegres, sino porque además tiene dos equipos más por delante. La diferencia sigue siendo de ocho puntos con la permanencia y sólo quedan quince por jugarse, pero la situación es prácticamente imposible.

El enfrentamiento de ayer era la ‘final’ esperada, donde a pesar de que la salvación estaba complicado todo era posible. El partido se jugó de tú a tú, con dos conjuntos con ansias de ganar y con tres puntos claves.

El Recre B golpeó primero, en un cabezazo de Luis que sorprendió a Pablo. Era el minuto 10 y quedaba mucho por delante, así que el Goyu B empezó a trabajar.

Fueron minutos difíciles y donde el protagonista iba a ser el cancerbero local Pablo. Intervino magníficamente en varias ocasiones claras, hasta el punto de que el resultado no se movió gracias a él, con lo que el conjunto gimnasta iba a tener sus opciones en la segunda mitad.

El segundo periodo comenzó mejor para el Goyu B, ya que en el minuto 56, el árbitro señalaba penalti sobre Juanqui. Lorente lanzaba y marcaba sin ningún tipo de problemas.

Los minutos pasaban y las fuerzas se iban, pero empezó el espectáculo en el campo. Partido abierto y de un toma y daca que pudo llevarse cualquiera.

Juanqui tuvo dos seguidas en el minuto 83, que pudo cambiar el rumbo del partido. La primera la despejó el cancerbero onubense y la segunda la sacó bajo palos un defensa, con lo que el marcador seguía en empate.

Con todo por decidirse, el Recreativo B se echó arriba en el tramo final y encontró el premio en el descuento. Varios rechaces en el área dejaban la pelota a pies de Asuero, que sin muchos problemas conseguía marcar el definitivo 1-2.

Un futbolista onubense quedó inconsciente tras un encontronazo

En el partido de ayer hubo un momento de tensión tanto en el terreno de juego como en las gradas del ‘Murube. Un jugador del Recreativo de Huelva B, en concreto Cascajo, chocó involuntariamente con el portero del Goyu B Pablo, que salió a despejar un balón.

El futbolista onubense cayó al césped inconsciente, con lo que todos se echaron manos a la cabeza. El árbitro paró el encuentro inmediatamente y la rápida actuación de los miembros de la Cruz Roja, evitó males mayores. Al poco tiempo de quedar inconsciente, el jugador cobró la estabilidad, ayudados por los miembros de la Cruz Roja.

El jugador del Recreativo B salió en camilla del estadio y fue trasladado al Hospital Universitario, donde se le realizaron varias pruebas para descartar algún problemas. En el Hospital todo salió bien y volvió con sus compañeros antes de que se desplazaran nuevamente a Huelva.

Todo quedó finalmente en su susto y sobre todo, la rápida actuación de la Cruz Roja fue determinante en esta situación.