Trabajadores de Parques y Jardines y de las Brigadas Verdes han dado comienzo a las tareas de retirada de una gran rama que el pasado viernes se desprendió de uno de los árboles centenarios de los Jardines de la Argentina.

El desprendimiento se produjo el viernes sobre las 20.30 horas y, a pesar de lo que pueda parecer, la causa del mismo no se ha debido al fuerte temporal que ha aquejado la ciudad durante los últimos días. “Ha sido una cuestión de la propia estructura del árbol que no ha soportado el peso porque la rama alcanza el metro de diámetro”, explica el gerente accidental de Obimasa, Antonio Muñiz.

El ejemplar es un ficus microcarpa que tiene una antigüedad de casi cien años. Las tareas implican cierta dificultad debido a que la rama ha caído sobre otro árbol.