Una moción de Ciudadanos sobre la inclusión en el reglamento de la Ciudad de un apartado donde se recoja expresamente las situaciones judiciales que determinen la suspensión o pérdida de la condición de diputado, ha servido de introducción del caso “Emvicesa” en el pleno por parte del diputado de Caballas, Juan Luis Aróstegui, en uno de los momentos más broncos de la sesión.

Sorprendidos con el hecho de que los anteriores miembros de la Comisión de la Vivienda estén en libertad con cargos, dice Aróstegui que parte del debate político queda en suspenso mientras esté el caso en secreto de sumario, por lo que hay una parte del caso que no pueden debatir ni discutir.

Tras un rifirrafe por comentarios de Vargas durante la intervención de Aróstegui, el diputado de Caballas aseguró que su formación va a seguir con sus principios contra la corrupción, apuntando que cuando se puedan discutir los motivos de la implicación de Mohamed Ali, se discutirán en el pleno. Mientras, seguirán resistiendo a las críticas de quienes se están aprovechando de la situación como “carroñeros”, y ante la “marabunta de descerebrados” seguirán “fuertes” porque en el “ADN de Caballas está la resistencia, la resilencia y el sufrimiento”.

Tras varias llamadas de atención por parte del presidente de la Asamblea por la extensión de su intervención, Aróstegui concluyó que cuando se levante el secreto de sumario y se aclare de qué se acusa a los miembros de la Comisión de la Vivienda, Caballas será consecuente en su lucha contra la corrupción, si es necesario, también con su líder Mohamed Alí, pero que mientras tanto “no se puede dejar ganar a los carroñeros”.

El portavoz del Partido Popular, Emilio Carreira, se limitó a anunciar que se iba a votar en contra de la propuesta por “oportunista” y recordó la presunción de inocencia, en la que cree, de sus excompañeras Susana Román y Rabea Mohamed.

Volvió a intervenir Varga apuntando a Aróstegui que su grupo no era el protagonista de la moción.

Cerró el debate el portavoz de los populares, reafirmando que la moción era oportunista y que hay algunos partidos interesados en que “sople un fuerte viento” siempre, para señalar a la clase política en general, y al partido en el gobierno en particular. Y asegura, Carreira, que lo que quiere Varga es que se recuperen los “Tribunales de Honor”, “autos de fe”  y colgar “sambenitos”.  Pide el portavoz de los populares a Varga que deje que sea el Poder Judicial el que decida cuándo un diputado es culpable y debe dejar el escaño.