• Los líderes del partido no quieren que se aborden los procesamientos, sino el orden del día

Cuando el pasado domingo regresaban de Madrid tanto el presidente Vivas como la secretaria general Yolanda Bel, ya sabían que para este viernes debía producirse la convocatoria de una Junta Directiva Regional, máximo órgano entre Congresos y que tiene en su mano la llave para comenzar la cuenta atrás del Congreso del partido.

Por esta razón, el martes se firmó la convocatoria y esta tarde la sede de Ainara se convertirá en el lugar donde se darán cita varias decenas de militantes y cargos públicos del Partido Popular. Puede ser que en los corrillos el tema de las detenciones planeara sobre el ambiente, pero se quiere desmentir que la convocatoria tenga que ver con los sucesos sucedidos desde el pasado miércoles. La Junta Directiva tendrá que fijar las fechas de celebración del cónclave, elegir a los integrantes de las comisión organizadora, al igual que los temas de las ponencias y quienes las redactarán.

En el orden del día figura un informe de la secretaria general  y otro del presidente Vivas, aparte de los propios ruegos y preguntas. .

Desde luego, con normalidad, tanto los comités ejecutivos como las juntas directivas no suelen ser epicentros de discusión de los asistentes con los integrantes de la mesa, donde se suelen encontrar tanto Vivas como Bel, al igual que el gerente del partido.

Un Congreso que, por supuesto, deberá tener varios días de campaña si al final, aparte del mismo presidente Vivas, también acudiera algún otro integrante que deseara presentarse en estos comicios.