• El Grupo le dice a Vivas que está “harto de que eluda su responsabilidad en todo”

Los cuatro diputados del Grupo Parlamentario Socialista comparecieron ayer para pedir el cese de las dos consejeras del Gobierno, Susana Román y Rabea Mohamed, porque “nunca en la historia de la democracia en Ceuta ha habido tantas sospechas de corrupción” y porque “esto es solo la punta del iceberg”, expuso el secretario general, Manuel Hernández, mostrando un posicionamiento a instancias de la Ejecutiva Regional reunida de forma extraordinaria en la tarde del mismo miércoles.

“La situación política es complicada, convulsa y preocupante” lo que deja la imagen del Gobierno completamente desacreditada. “No es el primer caso por el que el PP desfila” ante el juzgado, pero en esta ocasión “son hechos muy graves” por los que no vale solo “pedir perdón”, expuso.

“El Gobierno es responsable”, por lo que el PSOE exige de Vivas, “como su máximo” miembro, que “depure responsabilidades” porque nosotros “no aceptamos ni un gramo de corrupción. La actitud del partido es la de seguir trabajando por los intereses de la ciudadanía, siendo respetuosos con la justicia”.

Los cargos que se le imputan no solo a las dos consejeras sino también al portavoz y líder de Caballas son malversación, prevaricación y falsedad documental; “son muy graves”, apuntó Hernández, como también lo es que un exviceconsejero de Vivienda esté ahora en prisión. “El Gobierno de Vivas tiene que apartar a estas dos personas”, dijo en relación a las consejeras, y “dar información más concreta de todo lo que está pasando”, añadió. “Estamos hartos de que Vivas eluda sus responsabilidades y hacemos un llamamiento a la ciudadanía para que colabore si sabe algo. Se tienen que depurar responsabilidades de todo tipo”, reseñó.

El PSOE advierte de que, al contrario de  , no apoyan la reapertura de una comisión de investigación política, ya que existe un procedimiento judicial que aún está secreto e impide conocer más detalles. Eso no impide que reclamen la “toma de decisiones” ya, algo que pasa por “apartarlas” directamente de sus cargos si ni Rabea Mohamed ni Susana Román dimiten antes.

Se adopten las decisiones que se adopten, resulta más que evidente que la política en materia de vivienda “está menoscaba y denigrada” después de que existan indicios de la presunta comisión de acciones “delictivas” en esta materia.

El PSOE, tras esta lectura de intenciones, confía en saber la respuesta del Ejecutivo antes de continuar en la crítica por lo sucedido considerando que la situación no puede seguir por más tiempo así. Por cierto que ayer mismo y a traves de su perfil en redes sociales, Pedro Sánchez mostró su apoyo a la labor del partido en Ceuta.

Alí, aunque mostró una reacción “honesta”, debe irse

Para el PSOE, el portavoz de Caballas, Mohamed Alí, también debería irse, porque al igual que las dos miembros del Gobierno, también se le acusa de su presunta relación con varios delitos. Eso sí, a ojos de Manuel Hernández, queda clara la “actitud honesta” demostrada por Alí una vez fue puesto en libertad, por cuanto puso a disposición del partido su cargo así como también confirmó extenderlo a su acta de diputado.

Hernández insiste en que el procedimiento está bajo secreto de sumario lo que les impide conocer más detalles pero no pronunciarse al respecto, destacando que personas que están bajo esta acusación y cuyos cargos han sido mantenidos por la jueza, no pueden estar en la representación asamblearia. “Hay indicios de acciones presuntamente delictivas”, puntualizó.

Desde el momento en que se produjeron los hechos, no ha habido más relación entre los componentes de Caballas y los demás partidos en la oposición, a pesar de que puntualmente han estado juntos en la presentación de algunos asuntos o críticas.