La Consejería de Sanidad del Gobierno de Ceuta sigue esperando un informe jurídico que aclare si debe suspender o no la tramitación del expediente que abrió hace ya más de cuatro meses para dirimir la posible necesidad de exigir responsabilidades por el desarrollo del campamento para niños diabéticos del otoño pasado, en el que las familias de los menores asistentes denunciaron actuaciones negligentes.

Una vez que ha comenzado la instrucción de una causa penal sobre el mismo asunto la Ciudad Autónoma se ha enfrentado a la duda de si debe paralizar su expediente hasta que concluya la vía judicial o si puede seguir avanzando en sus propias diligencias.

El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, ha asegurado que, si no hay obligación jurídica, la Administración continuará su trabajo.