• La agresora de una celadora en el Servicio de Urgencias de Atención Primaria en las Puertas del Campo (SUAP) fue puesta ayer a disposición judicial.

El juez dictó sentencia contra esta ciudadana por atentado y una falta leve de lesiones, por lo cual le impuso una condena de un año de prisión y multa de un mes.

Sin embargo, la pena de cárcel fue suspendida ya que la demandada carecía de antecedentes. En el caso de que vuelva a quebrantar la ley, la agresora tendría que cumplir tanto la condena actual como la futura.

La agresión se produjo “sin mediar palabra”, según los datos recopilados por el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa). Según la versión trasladada por la institución, la celadora “salió del estar y recibió diversos golpes en la cara”. La presunta agresora se quejó porque “no atendían a su hija”, según la reconstrucción de los hechos facilitada por este organismo responsable de la sanidad.

En aquel momento, la noche del lunes en el centro sanitario sito en el ‘José Lafont’, solo había cuatro personas esperando, según las estimaciones de la entidad responsable de la sanidad asistencial.

Los propios médicos del servicio ubicado en el ‘José Lafont’ se encargaron de asistir a la agredida en el mismo ambulatorio y en el Hospital Universitario de Loma Colmenar. El incidente requirió la intervención de las Fuerzas de Seguridad.