• Circunstancias imprevistas la han llevado al escenario del Casino, donde actúa con la ilusión de divertir al público

Hace unas semanas había acudido al Casino con unos amigos para asistir a una actuación de tango. Las circunstancias hicieron que esa noche acabara con el micrófono en la mano, poniendo voz a la velada y con el compromiso de actuar en fechas próximas. La cita será este sábado. Ese día Lourdes Alcañiz volverá al escenario del Casino para interpretar un repertorio formado por conocidas composiciones de jazz, bossa nova y bolero. Será una oportunidad para darse a conocer en nuestra ciudad, donde actúa por primera vez.

–¿Cómo fueron sus primeros pasos en el mundo de la música?

–Más que nada es un hobby. Me gusta mucho el jazz desde niña, siempre me ha gustado, y la música de fusión tipo años 30, música de los 80… Empecé con las actuaciones hace cinco años a través de amistades que son músicos. Aparte, hago talleres musicales. Tres personas estuvimos haciendo durante un tiempo un proyecto de emoción musical en Málaga.

–¿En qué consistían estos talleres de bienestar emocional a través de la música?

–Consistían en mezclar la psicología, las emociones y la música. Cantaba en varios idiomas, tanto lírico como temas de jazz, según el taller y del asunto que se tratara. Cuando se abordaban temas de ámbito escolar, tanto para maestros como alumnos, hablaba un profesor que traducía del inglés, un psicólogo. Y yo cantaba los temas según ellos iban explicando. El psicólogo explicaba.

–¿Se va a poder escuchar este sábado algo relacionado con esos talleres de bienestar emocional?

–La actuación del sábado es del estilo que se me da mejor. Es esa fusión, esa mezcla de jazz con boleros. También quiero reflejar con esta actuación que me adapto tanto a un estilo como a otro…

–Por lo tanto, no tendrá relación con esos talleres…

–No. Hice el planteamiento a la responsable del Casino, pero de momento no tengo nada preparado. La primera actuación será para que el público me escuche, con temas que gustan más a la gente, el jazz, los boleros y la bossa nova… Más adelante, se puede plantear ese otro tipo de actuación. No sé si a ellos les parecerá bien.

–Entonces, ¿el sábado será la actuación previa a lo que más adelante puede ser un taller de música emocional?

–Sí, yo pretendo hacerlo, pero imagino que en el Casino quizás sea un poco más complicado, puesto que tienen que ir más personas. En esos talleres el psicólogo ofrecía una explicación respecto a cada persona, cómo iba asociando sus emociones. Ponía un tema que podía ser lírico, otro más subido, otro más alegre, otro más lento… Iban alternando. Así, en medio de esa conversación, entraba la persona que traducía. A la gente le llamaba la atención era ver la mezcla entre la psicología y la música. Fue un proyecto que pusimos en marcha, algo nuevo. No sé yo si funcionaría también aquí. En cualquier caso, es una opción a estudiar en el futuro.

–¿La actuación musical se centrará en composiciones de bossa nova, jazz y boleros?

–Sí, serán composiciones conocidas. Los talleres los plantee como una posibilidad para más adelante. Como siempre piden que sea algo diferente…

–¿Estará usted sola sobre el escenario?

–Yo actúo sola. Habrá una persona que dirija la actuación, que establezca los descansos, pero actúo yo sola. Para la música llevo mis pistas musicales. También estoy en un grupo que toca blues. Me gusta mucho ese tipo de música, pero todo esto me lo planteo como un hobby, no me lo planteo como un modo de ganarme la vida porque para eso hay que tener mucha suerte.

–¿A qué se dedica profesionalmente?

–Ahora mismo estoy en una inmobiliaria, alquileres, ventas…

–¿Ésta será su primera actuación en el Casino?

–Sí, será la primera vez que actúo en el Casino y en Ceuta.

–¿Cómo se dieron las circunstancias para la actuación?

–Estando en el Casino, viendo la actuación de tango con unos amigos, empecé a hablar con la cantante. Fue una cosa extraña. Ella me miró y me dijo: tú eres cantante. Fue gracioso. Me miró, nos reímos… Y me dijo: vente para aquí a cantar. Fue muy gracioso. Ellos estaban bailando. Parecía que la actuación la estaba realizando yo y ellos hacían la coreografía detrás.

Luego, la responsable del Casino me dijo: venga, que te vienes aquí a cantar. Yo encantada.

–Un cúmulo de circunstancias imprevistas le han llevado a actuar el sábado en el Casino.

–No es la primera vez que me sucede. Me han ocurrido otras muchas cosas así. También he cantado en la calle, en Málaga.

–Entonces, el sábado va a dar el salto de espectadora al escenario.

–Este sábado en el Casino daré el salto de espectadora a cantante en Ceuta. Esto lo he hecho yo en muchas ocasiones. En Málaga estoy acostumbrada a actuar en sitios así. Cantar, claro que he cantado muchas veces al público. En alguna ocasión he cantado en un hotel… pero en muy pocas porque es complicado que te cojan en un sitio y de manera asidua es aún más difícil.

–Como los maletillas en el mundo del toreo, el sábado se lanzará al ruedo en busca de una oportunidad.

–(Risa) Yo estuve dada de alta de autónoma el año pasado. Y cantaba en la calle. Lo que yo ganaba en la calle… (risas). Me decían: ésta parece rumana. (Risas) Pero a mí no me importaba. Yo pasaba de todo. Aquí, en Ceuta, ya es otra cosa.

–Tal vez se vuelvan a dar nuevas circunstancias imprevistas este sábado. Nunca se sabe quién puede estar escuchando una actuación entre el público…

–Nunca se sabe. Yo me atreví cuando me propusieron actuar en el Casino. Ojalá se produzcan las circunstancias. Atrevida soy, por supuesto. Ahora, ya después… no sé cuál va a ser la crítica (risa). Desde luego, gente va a ir, conocidos van a ir: la prima, la cuñada, el tío, el hermano del otro… A unos les gustará la actuación, a otros no, a otros sí, a otros menos… Eso nunca se sabe lo que puede pasar.

–En un tiempo veremos en qué queda todo esto.

–Nunca se sabe. A Alejandro Sanz, en sus primeras actuaciones, le tiraron tomates. Y fíjate dónde está ahora. Lo malo es que a él todo aquello le pilló más joven. Nunca se sabe. Es que llegue alguien y te dé la oportunidad, que te dé con la varita mágica.

–Al menos, este sábado será una ocasión para pasarlo bien, tanto de usted sobre el escenario como de quienes asistan a su actuación.

–Claro que sí; de eso se trata.

De terapeuta vocal de la Junta a cantante en el Casino de Ceuta

Uno de los capítulos de la  trayectoria laboral de Lourdes Alcañiz estuvo centrado en su labor como terapeuta vocal en diferentes organismos de la Junta de Andalucía. En esa función, explica el Casino en una nota de prensa, ha hecho uso de “recursos y herramientas que enseñan los beneficios de la música en el bienestar emocional”. Y desde hace cinco años ha iniciado una trayectoria en el ámbito musical que este sábado le llevará a actuar ante el público del Casino de Ceuta.