• Son dos ambiciosos proyectos que la Ciudad pretende emprender en el Baluarte de la Bandera y el antiguo almacén de Intendencia

La apertura de la Puerta Califal y la rehabilitación de las Murallas Meriníes fueron los proyectos de mayor envergadura que abarcó la Consejería de Cultura el pasado año, una iniciativa que no decae y fija sus vistas para este 2017 en dos planes de gran relevancia en los que se encuentra actualmente sumergida la Ciudad para su puesta en marcha y de los que el presidente afirmó el pasado martes que “se encuentran en un avanzado estado”. Se trata de la rehabilitación del antiguo almacén de Intendencia situado en la rampa de abastos y el Baluarte de la Bandera, sito en las Murallas Reales.

Según ha podido conocer este medio, en ambos casos se trata de iniciativas de gran amplitud que no estarán finalizadas este año, el propósito es ponerlas en marcha ya que hasta conseguir el fin deseado en cada una de ellas hay que fijar varias fases. En el caso del antiguo almacen de Intendencia está previsto trasladar el archivo de la Ciudad, actualmente dividido entre el Palacio Autonómico y el Museo del Revellín. Defensa, que gestiona el edificio, ha accedido a ceder una parte del edificio para que se destine a tal fin. Por su parte el proyecto previsto para el Baluarte de la Bandera es el de la creación de un Centro de Interpretación de las Murallas Reales. En ambos casos la actuación  se realizará en el marco de la colaboración entre las distintas administraciones implicadas (Ministerio de Fomento, Ciudad Autónoma y Tourespaña, esta última implicada sólo en las actuaciones emprendidas en el Baluarte de la Bandera).

En cuanto a la elaboración del proyecto, la Consejería ha decido que se haga por un concurso de ideas como forma “más eficiente” para las obras que se pretenden emprender. Aseguran desde Cultura que todavía se desconoce la vía por la que se va a proceder ya que “lo primordial es la rehabilitación, dado los problemas  técnicos que presentan ambas infraestructuras” y en la segunda fase se procederá a la presentación y el emprendimiento de las respectivas obras de adecuación de los espacios. La Ciudad ha exigido a Fomento que en el jurado formado para la valoración de los proyectos que se presenten al concurso se encuentre al menos un técnico o arqueólogo ceutí “que tenga conocimiento y sea consciente del valor de nuestro patrimonio”, señalan.

En la actualidad, manifiestan desde Cultura que son proyectos en los que “está la intención y se han iniciado las negociaciones con los diferentes organismos implicados”, pero falta fijar todavía “varios puntos esenciales” que una vez abordados y cerrados los acuerdos se pondrá en marcha la primera de las fases .

El reimpulso a la asignatura pendiente de 2016

Que el entorno de las Murallas Reales esconde uno de los grandes tesoros de la ciudad no es una novedad. Ya son varios años en los que Patrimonio se encuentra con un foco fijo de excavaciones en la zona, y cada vez que se emprende un nuevo proyecto asombra con nuevas sorpresas sobre nuestra historia. Es por ello que esta zona requiere de un centro de interpretación en el que mostrar a los ceutíes el desarrollo del entorno a lo largo de los siglos. Un proyecto que ya abordó hace un año el presidente Vivas en una reunión mantenida con la presidenta de Paradores Nacionales, en la que manifestó su intención de emprender durante 2016 la creación de un centro de interpretación en parte de la zona de bóvedas del Parador Nacional ‘La Muralla’ (la más próxima a la Puerta Califal) con la intención de poner en valor el conjunto monumental. Una inversión para la que el Ministerio de Fomento había fijado destinar 250.000 euros, tal y como estaba contemplado en los Presupuestos Generales del Estado del año 2016 y otros 650.000 para 2017.