La inversión que la empresa ‘Bioammo’ que quiere construir una fábrica en nuestra ciudad la poner en circulacion munición biodegradable tiene abiertas las puertas del Ayuntamiento, según confesó en la jornada de ayer el presidente de la Ciudad Autónoma, Juan Vivas.

En los contactos que han tenido con los responsables de Procesa les han puesto al día de las diferentes ayudas, pero que en cuanto a posibilidad de invertir directamente chocarían con normativa comunitaria.

TINSA (la sociedad de tasación líder en el mercado de valoraciones, asesoramiento inmobiliario, tasaciones y certificaciones) valoró solo una sde las patentes el año pasado en 104 millones de euros y el conjunto de la empresa, en 394. Sus  balas ‘verdes’ sustituyen el polímero, el plástico, procedente del petróleo por otro a partir de materia vegetal que se comen las bacterias y no queda años contaminando (“sustituimos las macromoléculas sintéticas, que las bacterias no pueden digerir, por otras más cortas [monómeros] de origen vegetal”) sin alterar sus propiedades físicas y mecánicas, también han conquistado al mercado.

El fundador y presidente de ‘Bioammo’, Enrique López-Pozas Unzalu, estima en unos 400 los empleos directos que crearía solo para fabricar cartuchos biodegradables de caza. Con las tres patentes de munición en producción, hasta 1.200. En marzo de 2016, en una feria en Alemania (IWA), la policía germana se interesó por el producto y empresas “de todo el mundo” formalizaron compromisos de intención de compra por más de cien millones de euros.