•  Destaca los aspectos más humanos y desconocidos de  Madeleine de Jesús

“Madeleine Hutin nació en París el 26 de abril de 1898. Su familia originaria de Francia fue diezmada durante la Primera Guerra Mundial y su pueblo fue destruido”, explicaba Josefa Asunta, autora del libro ‘Escritos esenciales. hermanita Magdeleine de Jesús’, que ayer presentó en el Salón del Trono del Palacio Autonómico. Esta exposición responde a la gira a nivel nacional que ha emprendido la congregación ‘hermanitas de Jesús’ para presentar el libro que han elaborado sobre su fundadora, de quien aseguran “apenas hay escritos y documentación”.

La autora principal del libro ha sido Josefa Asunta y para su elaboración se ha basado en diferentes documentos históricos, a ello le ha dado forma y le ha impreso su firma y sello personal. El principal propósito de esta devota ha sido acentuar las principales labores, “la mayoría de ellas desconocidas”, de la fundadora de su hermandad. Destaca en primer lugar su gran  labor e implicación con los desamparados. “Ella fue una feligresa de Dios pero antes de ello lo fue de los pobres”, explicaba. Esa faceta fue la que sacó a relucir ayer ante un multitudinario público que escuchaba expectante y asombrado la tumultuosa vida que padeció Hutin. Explicó cómo la devota francesa sintió la llamada a la vida centrada en Jesús en medio de una vida vivida en un entorno musulmán y lo hizo con el deseo de testimoniar silenciosamente “el amor del Señor hacia toda persona”. Fue ya en Argelia, lugar al que partió con su familia, donde intentó responder a las necesidades de una población pobre y abandonada.

Y allí un 9 de septiembre de 1939 Hutin tomó el nombre de hermanita Magdeleine de Jesús y funda con ese espíritu la Fraternidad de las hermanitas de Jesús, consagrada en exclusividad para los pueblos musulmanes. Explicó Asunta que Hutin funda una nueva forma de vida contemplativa, vivida en medio del mundo, en grupos pequeños, como una familia. “Ella por su experiencia vivida en las situaciones de conflicto y opresión animaba a ser solidarios con los más pobres y a luchar contra la injusticia pero sin violencia”, comentaba.

Este libro ha sido el gran proyecto que ha emprendido hasta ahora la congregación, y en el que todas las hermanitas han depositado su esfuerzo, es su primer libro, la biografía de su fundadora de las que tan pocas existen, y su intención es exportarlo a tantos lugares a los que sea posible. En nuestra ciudad ya han dejado la semilla y la obra literaria en las diferentes librerías, y con el espíritu de humildad y pobreza que las caracteriza parten hacia otro punto geográfico para descubrir a los lugareños quién fue Magdeleine Hutin.