• No ha visto “ninguna actuación contraviniendo la normativa” en el dispositivo que hizo 80 devoluciones

“Durante el conjunto de la actuación no consta que los efectivos de la Guardia Civil realizasen actuación alguna contraviniendo la normativa vigente”. Así ha concluido el Gobierno de Rajoy su respuesta a una pregunta de la diputada vasca de Bildu Marian Beitialarrangoitia sobre las circunstancias de la expulsión a Marruecos de 80 de las 85 personas que el 10 de septiembre del año pasado se encaramaron al vallado fronterizo tras un intento de salto en grupo protagonizado por unos 200 migrantes.

Según el relato de Interior, ese día “se observó que unos 150 inmigrantes subsaharianos intentaban acceder al interior del territorio nacional tratando de vulnerar los elementos de contención existentes en la zona del perímetro fronterizo de Ceuta”. “Tras la correspondiente alerta, un número elevado de ellos fue interceptado con anterioridad a alcanzar los obstáculos fronterizos, encaramándose 85 de estos inmigrantes a la parte superior del vallado”, añade.

Una vez contenido el intento de salto la Guardia Civil dispuso entonces  la presencia de la Cruz Roja “para prestar asistencia sanitaria a los inmigrantes, siendo 5 de ellos trasladados al hospital Universitario por las lesiones que presentaban”. “Durante la actuación policial fueron intervenidos cuchillos de grandes dimensiones y otros elementos punzantes y cortantes, que en algunos casos fueron utilizados para intentar amedrentar a los guardias civiles intervinientes”, ha explicado el Ministerio, que también ha reseñado que residentes en el CETI se acercaron hasta el lugar “protagonizando desórdenes públicos y lanzando piedras contra el dispositivo de Guardia Civil allí desplegado, resultando un funcionario herido”.