• Los padres, que están en libertad, acusados de un delito contra los deberes y derechos familiares

Agentes de la Policía Nacional detuvieron a un matrimonio acusado de incurrir en un delito contra los derechos y deberes familiares, después de haber querido dejar en el Hospital a su hijo menor, de 8 años, quien además padece una tetraplejia. Tras su puesta a disposición judicial, ambos fueron puestos en libertad con cargos. El Área de Menores no recibió comunicación alguna sobre este asunto.

Tal y como ha explicado la Jefatura Superior en un comunicado, los padres se personaron en el Hospital con el niño, quien además presentaba síntomas de mala nutrición y deshidratación. Lo llevaban para ser atendido en el clínico, poniendo allí de manifiesto a los facultativos que tenían que marcharse: el padre porque si no podía perder su trabajo, la madre porque debía atender a los demás miembros de su familia.

El caso en cuestión alarmó a los profesionales del clínico, que fueron los que decidieron llamar a la Policía para informarles de lo ocurrido, activándose el protocolo correspondiente. Los sanitarios habían informado a los progenitores de la patología crónica del paciente que presentaba malestar general y posibilidad de fallecimiento. Fue entonces cuando manifestaron que querían llevárselo o dejarlo allí solo y marcharse por temor de perder el padre su actual trabajo y la madre tener que atender al resto de la familia.

Los padres del menor fueron detenidos por un delito contra los derechos y deberes  familiares, dando cuenta  de todo lo ocurrido a la autoridad judicial y la Fiscalía, optándose después por su puesta en libertad con cargos por la acción reseñada.