• Madre e hija piden una ayuda para esta última después del fuego que arrasó la casa en la que vivía

Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas. Es lo que debieron pensar Nayad y su hija Asmae cuando ayer decidieron confinarse en las dependencias de la Consejería de Asuntos Sociales hasta encontrar una solución a su problema.

Durante varias horas, las dos mujeres, junto a la hija pequeña de Asmae (de un año de edad) decidieron ‘encerrarse’ en la Consejería para reclamar una ayuda destinada a una vivienda digna.

Los hechos que han dado lugar a esta acción se desencadenaron el jueves pasado. Asmae y su hija residían en calidad de okupas en una vivienda que fue pasto de las llamas hace menos de una semana. “La casa estaba en ruinas y no tenían luz ni agua. Después del fuego es imposible habitarla y a mi hija y mi nieta las llevaron a vivir a una pensión que paga Asuntos Sociales”, explica Nayad.

Sin embargo, las condiciones de este alojamiento no son las más adecuadas para ella y la pequeña, según explica la afectada. “Es una habitación muy pequeña, de dos por dos metros y ahí no podemos seguir viviendo”.

Dispuestas a encontrar una solución, madre e hija solicitaron una ayuda a la Consejería de Asuntos Sociales. “Llevamos más de un año viniendo para que ayuden a mi hija pero no nos hacen caso y de aquí no nos moveremos hasta que nos respondan”. Eran las palabras de Nayad, que ayer se mostraba dispuesta a no salir de las dependencias de la Consejería hasta encontrar una solución al problema de su hija.

Ambas mujeres se quejan de la “falta de ayuda” por parte de los Servicios Sociales de la Ciudad, pese a sus reiteradas demandas al área en cuestión. “Mi hija no tiene ningún recurso económico y aquí nos han dicho que no le pueden dar ayuda”.  Ayer, decidieron solucionar de una vez por todas su problema y se encerraron en la Consejería de la cual tenían intención de “no movernos hasta que llegue la Policía”, apuntaba Nayad.

Tanto el director general de Asuntos Sociales como la jefa de Área de la Consejería se entrevistaron con ellas para intentar poner fin al encierro que se alargó hasta las tres de la tarde, hora en que ambas decidieron poner fin al mismo, tras recibir el compromiso del responsable del área de intentar encontrar una solución al problema de Asmae y su hija.

Las ayudas aportadas por Asuntos Sociales van desde el pago de la habitación de una pensión en el caso de personas que no tengan ningún tipo de ingreso hasta el programa de alojamiento alternativo, en cuyo caso la Consejería abona parte del alquiler de una vivienda, mientras que el resto corre de parte del arrendatario.