• Un camión que trabajaba en las obras del nuevo colegio la golpeó, provocando su caída sobre la carretera. Por fortuna, no hubo heridos

El tráfico en la Avenida de África se vio ayer interrumpido durante una media hora después de que una farola haya caído sobre el carril descendente, a la altura del instituto ‘Siete Colinas’, pasadas la 13.00 horas.

Nadie resultó herido ni sus vehículos sufrieron daños materiales ya que, de la mediana en la que se erguía, la farola se precipitó contra la fachada del Polideportivo ‘Antonio Campoamor’, obstaculizando el paso de los coches pero sin tocar el suelo. De haber circulado en ese preciso instante por el carril un autobús, podría haber ocurrido una desgracia dada la altura de este transporte. Así lo relató una joven que, en el momento del desplome, se encontraba en su coche estacionado. “Me he llevado un susto de muerte. Pensé que se me caía encima… Por suerte, se quedó encajada contra la pared”, manifestó a las puertas del instituto. En el suelo, los traseúntes pudieron comprobar cómo el impacto contra la fachada dejó varios restos de este alumbrado público sobre la acera.

Un camión que trabajaba en las obras del nuevo colegio de la Avenida de África golpeó contra la farola al maniobrar, provocando su caída, como explicaron sus responsables. Fue el mismo camión el que se encargó de levantar la luminaria de la carretera y proceder a su posterior retirada. Desde la empresa, lamentaron las molestias.

La Policía Local se encargó de cortar la circulación para facilitar las tareas sobre la calzada. Hasta el lugar se desplazaron la empresa Capa y el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de Ceuta (SEIS), cuyos bomberos finalmente no tuvieron que intervenir.

El incidente ocasionó importantes retenciones en una hora crítica para el tráfico rodado, sobre todo, por la salida de los colegios, aunque también se trata de una arteria hacia el centro de la ciudad que obligó a numerosos conductores a dar considerables rodeos para poder llegar a sus destinos a tiempo.