• El profesor de defensa personal Paco Román pretende llevar a los centros educativos la filosofía y valores de estas técnicas como forma para combatir el acoso y la violencia

“Muchos alumnos se derrumban cuando les insultan o les dicen que no sirven para nada. De hecho cada día vemos cómo proliferan los casos de escolares  que sufren bullying, que se aislan e incluso se plantean quitarse la vida. Es un serio problema que hay que combatir y hacer frente de forma inmediata y tajante, y por ello las artes marciales y la defensa personal pueden ayudar a prevenir que se den estos casos”, aseguraba Macarena Conde, profesora del centro que lleva su nombre, situado en el club deportivo Infanta Elena.

Conde es profesora de danza y en su academia imparte diferentes modalidades, junto a ella trabaja Paco Román profesor de defensa personal y Muay Thai. Éste congrega en sus clases a personas de muy diferentes edades que asisten por motivos de distinta naturaleza y tras analizar cómo acuden pidiendo su ayuda muchos niños ha decidido poner en marcha un proyecto en los centros educativos de la ciudad para dotar a los menores de los valores y ventajas de la práctica de las artes marciales, tanto físicas como mentales, y que pueden extrapolar a sus relaciones familiares y sociales.

Se trata de impartir, a modo de charlas educativas, cómo combatir esa falta de respeto que desencadena el acoso y las agresiones y, por supuesto, enseñar en los colegios la defensa personal pero no como una actividad violenta y agresiva, pues Roman defiende que la primera regla del combate nunca es atacar “porque con un solo dedo se puede repeler una agresión”, opina.  El entrenador enseña cómo defenderse sin armas y extrapolarlo a los centros; enseñar los valores de las artes marciales, el respeto, el autodominio, el espíritu del sacrificio, la solidaridad que en la actualidad se está perdiendo. Además la primera regla de Román no es el ataque:  “Hay que intentar solucionar los problemas siempre de modo pacífico”. El proyecto está en marcha y tienen la intención de comenzar durante el presente trimestre a trabajar con los niños. Un proyecto cuyo objetivo es trabajar tanto con los sujetos que intervienen en el acoso como en las propias consecuencias que provoca el bullying con estrategias de prevención.