• Niega el comunicado emitido por el PSOE antes de las navidades donde explicaba que era mentira el reinicio de la inversión

El Gobierno de la Ciudad Autónoma niega la denuncia realizada por el PSOE días antes de las fiestas navideñas donde indicaba que las obras de la Estación de Ferrocarril no se habían vuelto a reiniciar, tras el acuerdo que había alcanzado la Ciudad Autónoma con la empresa adjudicataria de los trabajos, Dragados. Se especifica de manera clara que el acta de replanteo se firmó a mediados del mes de noviembre y a partir de ahí ya se considera la inversión nuevamente puesta en marcha.

Según fuentes de la Ciudad Autónoma, se necesita un tiempo para la reanudación directa de los trabajos, puesto que, en primer lugar, debió efectuarse un trabajo de limpieza tras más de cinco años la obra abandonada y también porque un grupo de inmigrantes habían utilizado el interior de la antigua estación para montar allí un campamento que llegó a ser desalojado por parte del Cuerpo Nacional de Policía. Además, se desinfectó e igualmente se arregló la valle exterior que impide el acceso al anterior. Con posterioridad, las fuertes lluvias que se produjeron durante la etapa anterior a las Navidades provocó algunos anegamientos como consecuencia de que todavía no estaban realizados los bajantes y se inundaron algunas zonas.

Proceso

Indicar que el proceso para el reinicio de las obras de la antigua Estación de Ferrocarril ha sido un lento debido a los tres expedientes que debió abrir la Ciudad Autónoma ante las reclamaciones que le había presentado la empresa Dragados. El primero de ellos, se centraba en el pago de alguna certificación que se quedó pendiente con anterioridad a la suspensión de las obras; el segundo, una puesta al día de los precios del material para lo cual se necesitó un informe del arquitecto que redactó el proyecto y que no pertenece a la Ciudad Autónoma y el tercero, se centraba en la petición de daños y perjuicios por los años en que esta inversión había estado paralizada. Los dos primeros se solucionaron con el acuerdo entre las dos partes y el nudo principal estaba en la reclamación de daños, por valor de 600.000 euros y que tanto la Ciudad como Dragados acordaron someterse a un informe del Consejo de Estado. Ello conllevó que a primeros del pasado mes de agosto, por parte de la consejera de Economía, Hacienda y Administración Pública por entonces se firmaran los decretos de resolución de los expedientes administrativos y se conminaba a Dragados a que en el plazo de un mes debía reiniciar los trabajos. Lo cierto es que al final se alargó la espera y no se firmó, como decíamos antes, el acta de replanteo hasta mediados del mes de noviembre. Y unos días después se conoció el informe definitivo del Consejo de Estado que no atendió las peticiones de Dragados y los 600.000 euros lo dejó reducido a 84.000. Un aspecto que, desde luego, lo que no se sabe es si la empresa constructora se conformará con el dictamen del Consejo de Estado o bien al final decidirá pleitear por la vía ordinaria.

Una inversión que servirá para contar con un nuevo equipamiento cultural y en parte será sede de la Fundación Premio Convivencia que se trasladaría allí.

Una queja permanente de los vecinos

Durante los años en que ha permanecido paralizada la obra de la antigua estación de ferrocarril, los vecinos de esta asociación han manifestado en varias ocasiones las molestias que sufrían con una obra que al final se estaba convirtiendo en un solar lleno de basura y últimamente con hogar para un grupo de inmigrantes argelinos que, de esta manera, se encontraban más cerca de la zona portuaria para intentar subirse de polizones a los distintos barcos. Una ocupación ilegal que debió ser eliminada por parte de la UPR del Cuerpo Nacional de Policía de nuestra ciudad.