• Entre 2001 y 2015 se realizaron en Ceuta cerca de 14.000 pruebas, el 95% con resultado de ninguna patología

La Consejería de Sanidad que dirige Adela Nieto desarrolla desde el año 2001 un Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama en colaboración con el Instituto de Gestión Sanitaria (INGESA) a través de un convenio en virtud del cual se han realizado cerca de 14.000 estudios mamográficos a las mujeres ceutíes con edades comprendidas entre los 45 (antes los 50) y los 69 años.

Según el balance elaborado por  Violeta Ramos, Yolanda Vaca,  María Luisa Zafra y Jennifer Díaz, publicado  en el último Boletín Epidemiológico de la Ciudad Autónoma de Ceuta, editado con carácter extraordinario al cierre de 2016,  el 95% de las pruebas arrojaron un resultado de ‘código 0’, “sin patología, que es con mucha diferencia el más predominante (13.078). El ‘código 1’ (“alta probabilidad de patología benigna” que se debe confirmar con más estudios) solo abarcó un 4% (565 en términos absolutos) de los estudios y el ‘código 2’, es decir “alta sospecha de malignidad”, únicamente un 1% (81).

El Programa se puso en marcha, según las autoras del estudio, con  los objetivos de “aumentar el interés y la participación de las mujeres en las actividades preventivas incluidas en el Programa de Salud de la Mujer, en términos de disminución de la mortalidad por cáncer de mama y mejora de la calidad de vida de las mujeres afectadas por este tumor”.

En caso de ‘código 1’ el protocolo establece que debe realizarse una ecografía y cuando se presume un ‘código 2’ se comunica urgentemente al Servicio de Atención Primaria para que dé cita a la mujer en la Unidad de Cirugía, donde se inicia un proceso de “diagnóstico, estadiaje y terapéutico”.

El año 2009 ha sido en el que se realizó un mayor número de mamografías hasta la fecha, más de 1.300 sobre una población diana total superior a las 4.300 féminas. A partir del año 2008 se aumentó la horquilla de edad, que pasó de 50 a 45 años en su nivel inferior y se mantuvo en 69 en el superior.

Durante el año 2004 no hubo ningún ‘código 2’ y durante los ejercicios naturales 2006, 2009, 2014 se detectaron 9 cada año. Entre 2001 y 2015, el último con datos cerrados, se localizaron por tanto de manera precoz 81 casos de patología maligna de mama  “con la consiguiente mejora en la supervivencia y calidad de vida de las mujeres afectadas”.