• Además, instan al Gobierno a crear una tarifa “turista” con una ayuda directa del 50% al precio del billete, a aplicar dos veces al año

El grupo parlamentario de Unidos Podemos ha presentado en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley por la que insta al Gobierno central a ampliar la bonificación a la residencia de los ceutíes en un 25% más. En total la ayuda directa al billete  de barco para los residentes en Ceuta que propone Podemos sería del 75%. Proponen también la revisión de las tarifas de las concesionarias “a la vista de las actuales tarifas energéticas, tasas portuarias y mejoras en las instalaciones de los puertos”. Por último, Unidos Podemos propone la creación de una tarifa “turista” para viajeros que pernocten en Ceuta, con una ayuda de un 50% directa en el billete, “una ayuda que solo podrá aplicarse dos veces al año”.

La proposición no de ley está firmada por el portavoz del Grupo parlamentario, Íñigo Errejón, y el diputado Sergio Pascual Peña. En su exposición de motivos, Unidos Podemos señala que la línea Ceuta-Algeciras está operada en la actualidad por tres compañías navieras y subraya la “situación singular” de nuestra ciudad al carecer de aeropuerto.

Además, recuerda que el consejo Económico y Social (CES) ceutí ya advirtió en el 2009 del “elevado precio de los billetes”, además de la denuncia de “diversas formaciones políticas y sociales” que destacaban la “necesidad de tomar medidas para paliar que Ceuta acabase aislada por la imposibilidad de hacer frente a esas elevadas cantidades impuestas a sus ciudadanos como a los de la Península. Todo ello afectando a un sector vital para la ciudad como lo es el turismo”, apostillan los diputados firmantes.

La línea más cara del mundo

Unidos Podemos argumenta en su proposición no de ley que la línea Ceuta-Algeciras es la “más cara del mundo por milla náutica, dos euros por milla”, teniendo en cuenta que la distancia entre ambas localidades es de ocho millas náuticas, esto es, 14 kilómetros.

Señala la formación de Pablo Iglesias que “diversas agencias de viaje apunta a precios que oscilan entre los 16 euros a un residente ceutí y 36 euros para un no residente en trayecto solo de ida”, lo que asciende a 90 euros y 175 euros para residentes y no residentes, respectivamente, el precio del billete “si se desea viajar trasladando el coche de un lugar a otro”. Y es más, estas cantidades varían “en función de si lo billetes son adquiridos en una agencia o directamente en los puntos de venta de las navieras en cantidades superiores a los diez euros”. “Si para los ceutíes ya es gravoso el tránsito a la península, para los peninsulares resulta prohibitivo transitar a Ceuta ya sea por motivos comerciales o turísticos, una de sus fuentes principales de ingresos”, razona la formación.