Como cada madrugada del 6 de enero muchos serán los sueños de los ceutíes en relación con los Reyes Magos de Oriente. Por la mañana será el instante de la ilusión, de ver ‘in situ’ la comprobación de la realidad de unos regalos pedidos, de unos detalles que llegan por sorpresa y, en definitiva, la mayor parte de vivencia particular con su familia. Sus Majestades los Reyes de Oriente llegaron a media mañana a nuestra ciudad y tuvieron una agenda muy apretada.

En primer lugar, como es lógico, fueron recibidos por el presidente de la Ciudad Autónoma, Juan Vivas, en el Salón del Trono del Palacio autonómico, quien les pidió ayuda para una ciudad que necesita como agua de mayo ir solucionando uno de sus problemas más graves, el paro. No tuvieron tiempo para casi nada: visita a la Residencia de Mayores de Nuestra Señora de África, cabalgata en la barriada de San José, visita al Hospital Universitario y la Gran Cabalgata del centro. Miles de personas se dieron cita a lo largo de los dos recorridos. Y como no podía ser de otra manera, quienes más disfrutaron fueron los niños, los más pequeños, quienes más viven una jornada de ilusión como la de hoy. Amanece una nueva jornada y será un día donde los verdaderos protagonistas serán los niños. En realidad, su inocencia es la que marca la verdadera tradición de los Reyes Magos.