• Los actos, presididos por el comandante general Sancho Sifre en representación del Rey, comenzarán a las 11:45 horas

Como cada 6 de enero la familia militar celebra su Pascua, instaurada por el Rey Carlos III en 1782 para conmemorar la recuperación de la isla de Menorca de las tropas inglesas. Los actos comenzarán en la Plaza de África a las 11:45 horas con una parada militar. En la misma participarán una Escuadra de Gastadores de la Unidad Logística nº 23 (ULOG-23), Nuba del Grupo de Regulares, Unidad de Música del Batallón de Cuartel General de la Comgeceu y una Compañía de Honores formada por una sección del Batallón de Cuartel General, una sección del Grupo de Regulares “Ceuta” nº 54 y una sección del Tercio “Duque de Alba” 2º de La Legión. Asimismo participarán los Guiones de las Unidades de la Comandancia General de Ceuta.

A continuación, a las 12:00 horas, el Salón del Trono del Cuartel General de la Comandancia General de Ceuta acogerá la tradicional recepción, durante la cual se procederá a la imposición de condecoraciones al personal acreedor de dicha distinción y acto seguido el Comandante General, Javier Sancho Sifre, realizará una alocución en la que transmitirá la felicitación de S.M. El Rey.

Los actos serán presididos por el Comandante General de Ceuta, que ostentará la representación de S.M. el Rey, al que acompañarán los Jefes y comisiones de las Unidades, Centros y Organismos de la plaza. Así mismo acudirán las primeras autoridades civiles de la Ciudad Autónoma de Ceuta y de otras instituciones locales.

La Pascua Militar además de su carácter tradicional, constituye un solemne acto castrense con el que se inicia el año militar. En él se realiza un balance del año anterior y se marcan las líneas de acción que se desarrollarán en el que comienza.

El origen de esta conmemoración se remonta al siglo XVIII. Entonces, Carlos III, proclamado rey de España en 1759, consideró que para defender su imperio, asediado por Inglaterra, necesitaba disponer de un nuevo ejército y una marina con capacidad para responder a las necesidades bélicas de la época. Para lograr este objetivo, aprobó en 1768 una nuevas Ordenanzas Militares que proporcionaron un renovado espíritu y una organización más eficiente a las tropas. Este nuevo impulso militar le permitió acometer la empresa de colonización y conquista en varios escenarios. Primero, en el americano, inicialmente en California, donde fray Junípero Serra fundó la primera misión en la ciudad de San Diego en 1769 y posteriormente se extendieron las misiones hacia el norte, por las noticias de la llegada de rusos a esta zona de California.