María Altamirano, Julio de la Rosa y Francisco Javier Martínez, de la Universidad de Málaga, la UGR y la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Ciudad Autónoma han planteado en un trabajo la conveniencia de incluir en el Catálogo español de especies exóticas invasoras  varias macroalgas con marcado carácter invasor como ‘Asparagopsis armata Harvey’, ‘Asparagospsis taxiformis’ (Delile) ‘Trevisan’ y ‘Caulerpa cylindracea Sonder’ que durante los últimos años han “invadido” los ecosistemas marinos del Estrecho de Gibraltar, de forma especialmente llamativa el pasado verano en Ceuta.

Los tres han analizado las “arribazones abundantes” de una nueva especie de macroalga exótica en playas de Ceuta y Tarifa que “han causado daños en los usos recreativos de las mismas”.

La identificación morfológica y anatómica de especímenes ha revelado la presencia en todas ellas de ‘Rugulopteryx okamurae’, especie originaria del pacífico noroccidental, en concreto de Japón, China y Corea. Según remarcan, “se trata de la primera cita de esta especie en el Atlántico, y en España, y la segunda para el Mediterráneo”.

Los especímenes examinados mostraron la presencia de propágulos vegetativos, tetrasporangios y monosesporangios “importantes para explicar la elevada y rápida propagación, dispersión y producción observada de esta especie en el Estrecho de Gibraltar”. A su juicio conviene también “realizar estudios sobre su biología, así como un seguimiento detallado de la misma para valorar su carácter invasor y su impacto”.